Desarman a policías que sufren estrés en provincia argentina

Las autoridades de Mendoza prohibieron a 350 efectivos policiales de esa provincia argentina la utilización de armas reglamentarias por padecer estrés y trastornos psicológicos.

Mendoza cuenta con 7.500 policías para prestar seguridad a una población de 1,6 millones de habitantes, relación que, según especialistas en seguridad y el propio gobierno, está por debajo de los estándares aconsejados, indicó el diario La Nación.

Para no verse desbordada en el cumplimiento de su tarea, la fuerza debería contar con unos diez mil efectivos y la falta de personal se da en momentos en que una oleada de inseguridad castiga a la provincia situada en el oeste del país y fronteriza con Chile.

Los 350 policías que fueron privados de sus armas reglamentarias se encuentran en una situación difusa, entre la licencia por enfermedad y la prestación normal de servicio, señalaron fuentes del Ministerio de Seguridad de Mendoza.

Añadieron que cuando se confirma el diagnóstico de estrés, a los uniformados se les retira la pistola nueve milímetros que portan, pero deben cumplir horario y prestar servicios administrativos en las comisarías.

La situación “no afecta la operatividad de la fuerza, porque los que van a hacer trabajo administrativo son reemplazados por los que se desempeñaban en las oficinas”, aclararon.

Los efectivos cuentan con un régimen laboral de 12 horas de trabajo por 24 de descanso y suelen recurrir a los psicólogos del servicio de sanidad policial por sobrecarga de tareas.

En el tiempo libre muchos policías procuran ganar dinero extra con servicios extraordinarios, como vigilar bancos, instituciones y empresas, por cuenta directa de quienes los contratan.

 

Temas relacionados