Por ebrio, el portero de México podría perderse arranque de eliminatoria

Oswaldo Sánchez, portero titular de México en la pasada Copa Mundial, corre el riesgo de perder su visado estadounidense, con lo que no podría formar parte de la selección de su país en el arranque de la eliminatoria mundialista.

Según la prensa mexicana, después del partido del domingo en el que los mexicanos golearon, por 4-0, Sánchez fue arrestado en Chicago por estar en estado de ebriedad y hacer ruido en el hotel donde estaba, pero fue liberado al pagar una fianza de 1.000 dólares.

Aunque no irá a prisión, el futbolista corre el riesgo de que las autoridades de los Estados Unidos revoquen su visa de deportista, lo cual no le permitiría estar el domingo en el inicio de la eliminatoria, ante Belice, en Houston.

"Me da risa esto, fue una situación absurda, fui con mi esposa a un restaurante y nos tomamos una botella de vino, pero no estaba ebrio; me detuvieron por ser el capitán del equipo", señaló Sánchez.

Al referirse a los hechos, el jugador reconoció que muchas veces pierde el sueño después de los partidos y por eso pusieron música en una de las habitaciones del hotel. "La gente del hotel llamó a la policía y me llevaron", señaló.

Oswaldo, quien juega en el Santos Laguna, campeón del fútbol mexicano, se calificó a sí mismo como una persona íntegra y dijo estar dispuesto a declarar si se lo solicita, aunque nadie le ha dicho nada al respecto.

México debutará el próximo domingo ante Belice en el partido de ida de la eliminatoria mundialista de Concacaf y después recibirá al mismo rival, el 21, en Monterrey.