Etiopía envía a Riad decenas miles empleadas hogar y garantiza que no huirán

Etiopía enviará cada año a entre 26 mil y 36 mil mujeres a Arabia Saudí para trabajar como empleadas de hogar, y garantizará que ésas féminas no huirán de las casas de sus patrones durante dos años, informan los medios de comunicación saudíes.

Un acuerdo en este sentido han sido alcanzado recientemente por las autoridades de los dos países, y las etíopes comenzarán a llegar al rico reino árabe dentro de uno o dos meses, según la página web de la televisión Al Arabiya.

En virtud del citado entendimiento, el salario mensual será de 700 riales saudíes (186 dólares), y las mujeres etíopes tendrán que someterse a un programa de entrenamiento, antes de su viaje al país árabe, para aprender cómo tratar con sus futuros patrones saudíes.

En el reino wahabí, el principal productor de crudo del mundo, así como en los demás países árabes del Golfo Pérsico, la mayoría de las familias suelen contratar a empleadas de hogar y no es raro ver en una misma casa a hasta tres empleadas de hogar, uno o dos chóferes y un cocinero.

En los últimos dos años han aumentado las quejas de los saudíes por la fuga de sus empleadas, coincidiendo siempre con denuncias de activistas pro derechos humanos de numerosos casos de maltrato y abusos por parte de los patrones.

La organización estadounidense Human Rights Watch (HRW) ha denunciado en un informe difundido la semana pasada el maltrato, los abusos físicos y verbales y la violencia psicológica y sexual contra las empleadas de hogar extranjeras en Arabia Saudí, y afirmó que en algunos casos éstas son tratadas como “esclavas”.
 
El estudio de la HRW, que pidió a Riad adoptar medidas para proteger a las trabajadoras extranjeras, cifraba en un millón y medio el número de las empleadas de hogar este país, en su mayoría procedentes de Indonesia, Sri Lanka, Filipinas y Nepal, mientras que algunas son de otros países africanos y asiáticos.

 

Temas relacionados