Extradición de Al Kassar a Estados Unidos, aprobada por el Gobierno español

<p>El Gobierno español aprobó este viernes la extradición del presunto traficante de armas sirio Monzer Al Kassar a Estados Unidos, donde será juzgado por suministrar armas a los guerrilleros de las Farc.</p>

La entrega de Al Kassar, autorizada en el Consejo de Ministros, se produce después de que la Audiencia Nacional, alto tribunal español encargado de delitos de terrorismo, también diera su visto bueno el 13 de diciembre pasado.

Este tribunal accedió a la entrega del ciudadano sirio en un auto en el que incluyó la condición de que no fuese ejecutado en caso de ser condenado a muerte y de que no fuese encarcelado de por vida, en caso de que se le condenara a cadena perpetua.

El Departamento Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) ha llevado a cabo durante los últimos 30 años una investigación exhaustiva de las presuntas actividades delictivas de Al Kassar, con especial relación al tráfico ilegal de armas para actividades terroristas.

El Ministerio español de Justicia dice en un comunicado que, según las autoridades estadounidenses, entre febrero y junio de 2007, en Marbella y Madrid entre otros lugares, Al Kassar y otras personas mantuvieron reuniones con agentes infiltrados de la DEA en las que reconocieron que representaban a las Farc con el fin de adquirir armas.

Estas armas, según dijeron Al Kassar y sus acompañantes en los encuentros, eran "para la guerra que libraban en Colombia contra Estados Unidos" y les entregaron a los miembros de la DEA un listado con las que querían comprar.

Al Kassar, explica el ministerio de Justicia en la nota, se puso en contacto por teléfono con una persona, a la que pidió ayuda para transportar las armas, y con otras que, en Rumania y Yugoslavia, obtendrían el precio de las armas solicitadas, cuyo coste aproximado sería entre seis y ocho millones de dólares.

El presunto traficante de armas también ofreció la disponibilidad de mil hombres para luchar en Colombia contra Estados Unidos y el suministro de explosivos, detonadores y especialistas para instruir a las Farc en el uso de estas armas.
La Sala de lo Penal de la Audiencia recordaba, en el auto en el que confirmaba la extradición de Al Kassar, que éste ha sido traficante de armas desde principios de los años 70 y que "ha sido una fuente de suministro de armas y equipo militar para facciones armadas que se dedican a librar conflictos violentos por todas las partes del mundo".

En concreto señalaba Nicaragua, Brasil, Chipre, Bosnia, Croacia, Somalia, Irán e Irak.

En la vista de extradición, que se celebró el 4 de octubre del año pasado, Al Kassar se negó a ser entregado a Estados Unidos porque -dijo- no tendría garantía de un juicio justo "por ser árabe" y porque los cargos contra él han sido construidos sobre la base de "un delito provocado".

En febrero pasado, tras el auto de la Audiencia, Al Kassar recurrió en amparo al Tribunal Constitucional, pero el recurso no fue admitido a trámite.

Temas relacionados