Instalan grandes ventiladores en Metro de Londres para combatir el calor

Técnicos del Metro de Londres han comenzado a instalar ventiladores gigantes en cuarenta estaciones para proteger a los viajeros del calor sofocante del verano en la capital británica, en la que los transportes públicos carecen de aire acondicionado.

El nuevo alcalde de Londres, Boris Johnson, descartó la posibilidad de instalar sistemas de refrigeración en el suburbano, cuyo personal anima constantemente por altavoces a los pasajeros a llevar siempre consigo una botella de agua.

Sin embargo, los responsables del Metro londinense han almacenado miles de botellas en distintas partes del recorrido para repartirlas entre los viajeros en caso de emergencia.

El número de pasajeros que utilizan los transportes públicos en las horas punta se ha ido incrementando hasta alcanzar nuevos récords, lo que agrava el problema combinado del calor y la humedad ambientes en los vagones.

El anterior alcalde, Ken Livingstone, advirtió ya en su día de que podrían producirse incluso muertes, si algunos trenes quedasen atrapados en medio de un túnel durante momentos de calor extraordinario.

Pero los problemas económicos de la empresa encargada del mantenimiento de la red pueden bloquear un programa de 150 millones de libras (190 millones de euros) destinado a refrescar los trenes con ayuda, incluso, de agua helada extraída del subsuelo.

Según declaró Tim O'Toole, director general del Metro, al vespertino “Evening Standard”, el principal problema de la red de Metro londinense es su diseño, que data de hace más de un siglo.

En algunas líneas no queda prácticamente espacio entre el techo del tren y la bóveda del túnel para instalar equipos de aire acondicionado y tampoco puede inyectarse aire caliente en los túneles mientras circulan los trenes.

“El Metro de Londres transporta a más de mil millones de pasajeros por año y, conforme aumenta la demanda, necesitamos incrementar su capacidad y perfeccionarlo”, dijo O'Toole.

Temas relacionados