Lula destaca crecimiento económico brasileño en medio de crisis mundial

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, destacó los buenos indicadores económicos de su país en medio de la crisis mundial por el aumento del precio de los alimentos, y afirmó que Brasil decidió incrementar su producción para combatir esa inflación.

“La economía brasileña está demostrando firmeza y sustentabilidad, y creo que vamos a continuar creciendo, incluso porque esa inflación causada por los alimentos en todo el mundo tiende a fluir rápidamente”, afirmó el gobernante en su programa semanal de radio.

“En Brasil tomamos la decisión de que el mejor remedio para combatir la inflación es aumentar la producción. Por eso vamos a continuar creciendo en la agricultura”, agregó.

Pese a que Brasil es uno de los mayores graneros del mundo y a que prácticamente no depende de alimentos importados, el aumento de los precios de los granos también presiona la inflación en el país, lo que ha llevado al Banco Central a aumentar las tasas de interés para combatirla.

Según las proyecciones de economistas privados consultados por el Banco Central, Brasil cerrará este año con una inflación del 6,58 por ciento, por encima del techo de la meta del Gobierno (6,50 por ciento).
 
En su programa de radio, Lula destacó que, pese a la inflación, Brasil registra números récords en la generación de empleo y en el crecimiento de sectores como la agricultura y la construcción civil.

“Tenemos crecimiento de la construcción civil, obras del PAC (Programa de Aceleración del Crecimiento), crecimiento de la agricultura, crecimiento de la industria...”, afirmó Lula.

Subrayó que en el primer semestre del año Brasil generó un récord de 1,3 millones de nuevos empleos formales, con un crecimiento del cinco por ciento con respecto al mismo período del año pasado.

Agregó que esos empleos han sido generados principalmente en las ciudades del interior del país debido al crecimiento de la agricultura y a las inversiones en infraestructura y en la construcción civil.

“Estoy muy feliz con el crecimiento en la construcción civil, porque hacía veinte años que eso no ocurría”, afirmó el presidente, que atribuyó tal aumento a las medidas impulsadas por el Gobierno para facilitar el crédito para la compra de vivienda.