Las mujeres tratan de quitarse tatuajes con más frecuencia que los hombres

Las mujeres tratan se quitan los tatuajes con más frecuencia que los hombres, motivadas probablemente por los comentarios negativos que reciben de otras personas, según un artículo que publica la revista Archives of Dermatology.

En Estados Unidos casi una de cada cuatro personas con edades entre 18 y 30 años tiene al menos un tatuaje, indica el artículo de la revista, que es una de las publicaciones de la Asociación Médica Estadounidense.

“Si bien el 83 por ciento de las personas que tienen tatuajes está complacido con sus marcas en la piel, la popularidad y prevalencia de los tatuajes a menudo significan que los dermatólogos escuchan más lamentos y peticiones de eliminación de tatuajes”, señala el artículo.

Se calcula que uno de cada cinco individuos con tatuajes está descontento con su decoración en la piel, aunque sólo aproximadamente el seis por ciento busca el tratamiento para quitarlo.

Myrna L. Armstrong del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, encuestó a 196 personas que visitaron una de cuatro clínicas dermatológicas en 2006 solicitando la remoción de tatuajes.

Los 66 hombres y 130 mujeres, con una edad promedio de 30 años, respondieron a 127 preguntas de carácter demográfico, el motivo por el cual habían recibido un tatuaje y la razón para pedir la remoción. Los resultados se compararon con los de una encuesta similar en 1996.

“En los dos estudios lo que ocurrió fue un cambio en la identidad, y la eliminación del tatuaje estuvo vinculada con el deseo de desvincularse del pasado”, señaló el artículo.

En 2006, el 44 por ciento de los encuestados indicó que había obtenido un tatuaje para sentirse diferente, el 33 por ciento para sentirse independiente, y el 28 por ciento para destacar alguna experiencia de sus vidas.

Las razones principales mencionadas para quitarse el tatuaje fueron, simplemente la decisión de quitárselo (58 por ciento), bochorno al exhibirlo (57 por ciento), sentido de mala imagen corporal (38 por ciento), un nuevo empleo o carrera (38 por ciento) y estigma social (25 por ciento).

La encuesta de 2006 encontró que la decisión de quitarse el tatuaje era más común entre las mujeres que entre los hombres. El 69 por ciento de los participantes en la encuesta fueron mujeres.

“Si bien los hombres indicaron, al igual que las mujeres, que con el paso de unos cinco años había cambios en sus sentimientos acerca de los tatuajes, al parecer hubo más efectos sociales sobre las mujeres”, señala el artículo.

“Los tatuajes empezaron a atraer bochorno, comentarios negativos y problemas en la selección de prendas para vestir”, agrega.

“El apoyo social para las mujeres con tatuajes quizá no sea tan firme como es para los hombres”, concluyeron los investigadores. “En lugar de hacerse o mantener tatuajes visibles, es probable que las mujeres prefieran una parte del cuerpo que pueden cubrir y así controlan la exposición”.


 

Temas relacionados