Subastarán 1.400 maletas perdidas en el aeropuerto de Santiago

Un municipio de Santiago de Chile subastará 1.400 maletas perdidas por viajeros en los últimos ocho meses en el aeropuerto internacional de la capital chilena.

La municipalidad de Pudahuel, en cuyo territorio se encuentra el principal aeropuerto chileno, publicó el martes en la prensa un anuncio en el que informaba que las personas que crean ser las propietarias de esos equipajes tienen 30 días para reclamarlos.

Una vez concluido ese plazo, las maletas se exhibirán cerradas los días 14 y 15 de julio, y será en esa segunda jornada cuando se celebre la subasta de las perdidas, de las que por ley se hará cargo la municipalidad de Pudahuel, según explicó Claudia Sabal, administradora de la institución.

Las maletas que no han sido reclamadas por sus dueños han permanecido alrededor de ocho meses en las bodegas de LAN Chile, que se ha encargado de su custodia, aunque se extraviaron en vuelos tanto de ésta como de otras compañías que operan en ese aeropuerto, aseguraron fuentes de la aerolínea.

Ésta es la primera vez que Pudahuel se hace cargo de las maletas, ya que los responsables de la municipalidad no sabían que les correspondía esta labor y hasta el momento el Servicio Nacional de Aduanas las guardaba durante 90 días para subastarlas después si nadie las reclamaba.

La directora metropolitana de Aduanas, Alejandra Arriaza, explicó que ese organismo custodiaba hasta hace un año todas las maletas abandonadas en el aeropuerto, pero aseguró que ahora todas las compañías se preocupan por almacenarlas y esa institución sólo custodia valijas por las que el propietario debe pagar impuestos aduaneros.

La subasta en la municipalidad se ajusta a lo estipulado en el Código Civil, que indica además que los viajeros tienen un plazo de seis meses para acreditar que se subastaron maletas que les pertenecían y conseguir así el dinero obtenido en el remate, del que se descuentan los gastos del mismo.

Para ello, deben reconocer los bienes guardados en las maletas, entregar el billete del vuelo en el que las extraviaron y firmar una declaración jurada que indique que no han cobrado el seguro, explica Sabal, quien considera que demostrar su propiedad pasado ese tiempo es “muy difícil”.
 
Concluido el plazo, el dinero obtenido con la subasta se divide a partes iguales entre el denunciante, que en este caso es LAN Chile, y la municipalidad de Pudahuel.