Talibanes secuestran a 25 policías y soldados en el valle paquistaní de Swat

Al menos 25 policías y soldados paquistaníes fueron capturados por los integristas del valle del Swat, en el norte de Pakistán, donde al menos siete personas han muerto en los últimos dos días en enfrentamientos armados pese al acuerdo de paz en vigor.

El Ejército paquistaní admitió que 25 miembros de las fuerzas de seguridad fueron “tomados rehenes” por “malhechores (que) rodearon un puesto de Policía en Duelai”, a cargo de agentes policiales y guardafronteras
“Seguidamente, todo el personal a cargo del puesto fue tomado rehén y trasladado a un lugar desconocido”, añadió la fuente.

Antes, el portavoz del grupo talibán paquistaní Tehrik-e-Taliban, Muslim Khan, que opera en el valle de Swat, reivindicó al canal de televisión GEO el secuestro de 30 efectivos tras hacerse con el puesto de control policial.

El secuestro tuvo lugar en la demarcación de Kabal, donde está vigente un toque de queda.

De hecho, en el valle de Swat está teóricamente en vigor un acuerdo de paz entre el Gobierno y el grupo talibán, firmado en mayo pasado, que no ha impedido que se produzcan esporádicas escaramuzas.

El pasado lunes, tres efectivos paquistaníes murieron en una emboscada contra su vehículo al paso por Runial, en la zona de Mata, vecina de Kabal.

Otros dos fallecieron y 14 quedaron heridos en un ataque cuando se desplazaban hacia Kotlai, en el área de Kabal, a remover un puesto de control colocado por los integristas.

Las fuerzas de seguridad lanzaron una operación de búsqueda en Mata en la que, según el Ejército, detuvieron a seis talibanes y dieron muerte a dos.

Dos de los detenidos son, de acuerdo con la fuente, colaboradores cercanos del líder integrista Fazlullah, conocido como el “maulana FM” por sus arengas radiofónicas a los habitantes del Swat.

Los choques entre las fuerzas de seguridad y los talibanes paquistaníes son constantes en el norte y el noroeste del país, sobre todo en las indómitas áreas tribales limítrofes con Afganistán.

El Gobierno paquistaní inició un proceso de negociación con las tribus pastunes para acabar con la ola de violencia que ha sacudido el país en los últimos dieciocho meses, pero con pobres resultados.

Los enfrentamientos de los últimos días coinciden con una visita del primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, a EE.UU., cuya Administración ha sido muy crítica con las negociaciones con los grupos integristas.

Temas relacionados
últimas noticias