"Hola Bogotá, somos Keane"

Una hora y cuarenta minutos duró el primer show suramericano de Perfect Symmetry tour.

A las 9 y 22 de la noche Tom Chapiln, Tim Rice-Oxley y Richard Hughes sorprendieron a muchos de los asistentes del Coliseo el Campín cuando el bajo entonó las primeras notas Under Pressure, la famosa canción que el grupo Queen estrenó 1981.

Era la segunda vez que los integrantes de Keane pisaban el escenario bogotano y para retomar el show que habían abandonado hacía dos minutos, no había mejor canción que aquel cover de sus compatriotas británicos que les encanta tocar "porque habla de la presión, el terrorismo y la crisis que actualmente se está viviendo", según explicó Tom, el vocalista, en la rueda de prensa ofrecida horas antes de la presentación.

Para entonces el trío ya había tocado durante una hora y veinte minutos frente a 4.000 espectadores aproximadamente. Como buenos ingleses, puntualmente empezaron el show a las 8 de la noche con The Lovers are Losing, tema del álbum que están promocionando, Perfect Symmetry, el tercero de su carrera.

"Hola Bogotá, somos Keane", fue el saludo de Chaplin. "Esta es nuestra primera noche en Bogotá, olvídense de los problemas y tengan una buena noche", pronunció en un español bastante entendible mientras el público le respondía con aplausos y gritos.

Con Everybody's Changing y Nothing in my Way conectaron inmediatamente al público con su música llevándolos a un clímax que ni siquiera se apaciguó con Try Again y Sunshine, interpretaciones que dejaron a un lado la batería, el bajo y la guitarra para darle protagonismo al piano y las percusiones.

Durante todo el concierto los muchachos de Keane supieron jugar con las emociones de sus fans. Perfectamente combinaron un gran espectáculo de luces y sonido con el entorno de una presentación pequeña, íntima, como si estuvieran en la sala de la casa rodeados de los mejores amigos.

Y por supuesto, ellos también cambiaron de roles. Chaplin además de cantar tocó el piano y la guitarra que cuando grabaron el primer disco nunca estuvo presente. Rice-Oxley tocó los pianos y teclados que tanto han caracterizado la música de Keane y Hughes jugó con los diferentes instrumentos de percusión.

"¿Quieren que hable español?", preguntó Tom. "Esta canción es Perfect Symmetry". A esta se sumaron Somewhere only we Know, Bend & Break, Spiralling, This is the last Time y Crystal Ball antes de pronunciar el primer adiós. El show finalizó a las 9 y 40 de la noche con Is it any Wonder, Bedshaped y un "hasta luego".

123750

2009-03-04T01:08:00-05:00

article

2009-03-17T15:42:44-05:00

none

Lilian Contreras Fajardo

Entretenimiento

"Hola Bogotá, somos Keane"

27

2608

2635

Temas relacionados