Bogotá está preparada para enfrentar la crisis financiera: Samuel Moreno

El Alcalde Mayor anuncia plan de choque para hacer frente a la desaceleración económica.

Al declararse optimista sobre el futuro de la ciudad, el alcalde Samuel Moreno Rojas aseguró que Bogotá está preparada para enfrentar la crisis económica que ya se empieza a sentir en el país y en las familias colombianas.

El mandatario capitalino sostuvo que desde el inicio de su gobierno, conscientes de la magnitud del problema, se han orientado todos los esfuerzos a sortear las consecuencias originadas en difícil situación que atraviesa la economía a nivel mundial.

Como estrategia para enfrentar la crisis anuncia la presentación al Concejo de Bogotá de un proyecto para cobrar la valorización con posterioridad a la realización de la obra y no de forma anticipada.

"No es prudente presionar el ingreso a las familias para recaudar recursos destinados para proyectos cuya construcción no puede realizarse de manera inmediata", dice el Alcalde Mayor al reiterar que su visión está cifrada en Bogotá como ‘Capital de Derechos'.

Moreno Rojas se refiere a la actual coyuntura social y económica en una columna titulada ‘Sobre la crisis y cómo enfrentarla', que escribió para la separata ‘Viajes a través de Bogotá' que circuló este domingo en El Espectador.

Sobre la crisis y cómo enfrentarla

"Bogotá está preparada para enfrentar la crisis económica, cuyo impacto ya se empieza a sentir en el país y en las familias. Conscientes de la magnitud del problema, desde el inicio de mi gobierno orientamos nuestros esfuerzos para sortear sus consecuencias. Por eso estoy seguro de que hay un futuro positivo para la ciudad y soy optimista.

Mi visión está cifrada en Bogotá como Capital de los Derechos; pero también sé que no hay derechos sin deberes, sin responsabilidades o sin rendición de cuentas. Ese es el camino correcto y el cimiento para construir el futuro y responderle a la ciudadanía, al comercio y al sector empresarial de la capital.

Como alcalde estoy obligado a tomar decisiones difíciles, a veces impopulares, y tengo que definir prioridades y exigir resultados. La ciudadanía debe hacer su parte: los padres tienen que garantizar la formación de sus hijos; los empresarios la seguridad social y capacitación de sus trabajadores; y todos, como miembros de la sociedad, el cumplimiento, respeto y promoción de las reglas bajo las cuales convivimos.

Padres y madres de Bogotá: la ciudad les garantiza la educación, nutrición y salud de sus hijos, y es mi obligación propender porque esto se cumple. En la formación del Plan de Desarrollo prevíamos el aumento del desempleo, y por eso garantizamos la gratuidad en educación para todos nuestros niños y jóvenes en los colegios del Distrito. En ellos invertimos $306 mil millones. Además, los programas de transporte, alimentación, subsidio condicionado y salud escolar suman más de un billón de pesos. Con esta inversión garantizamos a todos los padres de familia la estabilidad de sus hijos en el colegio: el derecho a un mejor futuro. Y aunque esta estrategia fue formulada para una implementación progresiva y gradual, he instruido a los secretarios de Hacienda y Educación para que aceleren su ejecución, sobre todo para aquellos jóvenes que se vean afectados por el desempleo de sus padres.

Desempleados: las finanzas sanas de Bogotá nos permiten acelerar el plan de obras de la ciudad sin riesgo. Por esto, la Secretaría de Movilidad tiene la orden de ejecutar todas las obras que cuentan con "ingeniería de detalle", incluso las de la fase II de valorización, sin que ello represente un cobro adicional este año. Voy a presentarle al Concejo de Bogotá un proyecto para cobrar la valorización con posterioridad a la realización de la obra y no de forma anticipada. No es prudente presionar el ingreso de las familias para recaudar recursos destinados para proyectos cuya construcción no puede realizarse de manera inmediata.

Empresario: el plan de obras de este año compromete una inversión de más de tres billones de pesos. Contamos con ustedes. Tenemos que trabajar juntos para mejorar la competitividad de la ciudad y su clima de negocios. La Secretaría de Hacienda, con el concurso del Concejo, mejorará el marco impositivo de la ciudad; las secretarías de Hábitat y de Planeación agilizarán los trámites y los procesos para que el sector de la construcción, pilar de la generación de empleo, encuentre en la administración no un obstáculo, sino un promotor del desarrollo de sus empresas y de su gente. La Secretaría de Movilidad está trabajando para que la ciudad pueda contar, por fin, con el Sistema Integrado de Transporte Público.

Inversionistas extranjeros: Bogotá tiene para ofrecerles mano de obra competitiva y calificada. Al final del 2009 contaremos con alrededor de dos mil jóvenes bachilleres y profesionales adicionales que dominan el idioma inglés y estarán preparados para responder las necesidades de estas empresas. Esto lo estamos realizando a través de Invest in Bogotá y su programa Talk to the World.

Microempresarios: Para ustedes tenemos nuestra exitosa herramienta de Banca Capital. 222 mil microempresas son nuestro futuro y nuestra esperanza. La Secretaría de Desarrollo económico tiene que volcar su institución a apoyarlos y a luchar por un marco regulatorio más liviano que les dé margen de respiro para poder invertir y crecer.

Es importante resaltar la estrategia de salud de la ciudad que tiene un enfoque de prevención. Prueba de esto es el inmenso esfuerzo que estamos haciendo al incluir la vacuna del neumococo en el desarrollo de los programas de salud pública de este año, que beneficiarán a 120 mil niños y niñas menores de 5 años. Además, hemos asegurado el acceso gratuito al servicio de 200 mil menores de 5 años y adultos mayores de 65 años de Sisbén 1 y 2.

Invitamos a todos los sectores productivos para que, a través de convenios y pactos, se pueda dar una mayor integración pública y privada que nos permita adoptar programas educativos necesarios para la formación de aspirantes a trabajar en la industria, el comercio y las finanzas. El objetivo es acercar la oferta y la demanda para reducir el tiempo de búsqueda de una ocupación.

Este momento histórico nos invita a trabajar sin desfallecer y apuntar esta estrategia con los empresarios, los sectores productivos y los ciudadanos, hacia la meta de generar 175 mil nuevos empleos.

Bogotanos y bogotanas: estamos combatiendo la delincuencia y los fenómenos que originan la inseguridad. La tarea no da un minuto de descanso, y aunque las cifras son buenas, resultan insuficientes y lo sabemos. Para vivir sin miedo estamos invirtiendo $1.2 billones en infraestructura y tecnología de punta en comunicaciones y logística que nos permita perseguir y capturar a los delincuentes. Con 16 nuevos CAI, una megaestación de Policía, cinco casas de justicia, un nuevo Comando General para la Policía Metropolitana de Bogotá, patrullas y motos vamos a mejorar la seguridad. Que no quepa duda alguna.

Es con esta premisa del optimismo, del sí se puede, del trabajo en equipo y de la concertación que mi gobierno se ha empeñado en adelantar un programa pensando en el bienestar de la gente, un plan de acción que permita brindarle a los bogotanos y bogotanas un presente tranquilo y un mejor futuro. Bogotá será reconocida como la capital de los derechos; una ciudad para vivir mejor".

Temas relacionados