EE.UU. y China se reunirán una vez al año para diálogo económico y estratégico

EE.UU. y China se reunirán a partir de ahora una vez al año, y no dos como durante la presidencia de George W. Bush.

Esas reuniones quedaron oficialmente acordadas en una reunión que mantuvieron en Londres el presidente estadounidense, Barack Obama, y el presidente chino, Hu Jintao.

Obama, que asumió en enero pasado, designó a los secretarios del Tesoro y de Estado, Tim Geithner y Hillary Clinton, respectivamente, para encabezar estas conversaciones con China.

La primera reunión tendrá lugar en Washington durante el verano (junio-septiembre en el hemisferio norte), y por parte de China asistirán el consejero de Estado Dai Bingguo y el vicepresidente Wang Qishan.

Según un comunicado del Departamento de Estado, el diálogo se centrará en los desafíos y las oportunidades que ambos países afrontan en un amplio abanico de áreas bilaterales, regionales y globales de interés estratégico inmediato y a largo plazo.

Lo más probable es que la titular de la diplomacia estadounidense se encargue de los aspectos estratégicos y que Geithner se dedique a la parte económica del diálogo, si bien ambas áreas también pueden estar interconectadas.

Pocos días después de tomar posesión como secretaria de Estado, Clinton dijo que iba a impulsar un “diálogo exhaustivo” con China que fuera más allá de las conversaciones sobre asuntos económicos en los que enfatizó el anterior Gobierno de George W. Bush.

“Necesitamos un diálogo exhaustivo con China. El diálogo estratégico (entre ambos países) iniciado bajo la Administración Bush se convirtió en un diálogo económico”, declaró.

El aspecto económico, dijo, si bien es un factor “muy importante” de las relaciones de Estados Unidos con China, “no es el único”, y por ello aseguró que el Gobierno diseñará una estrategia “más global” en su política hacia China.

Este enfoque, afirmó Clinton, se adecúa más al “importante papel que China juega y jugará, tanto como actor regional como internacional, en tantos asuntos destacados”.
 
“La economía siempre será una pieza clave en nuestras relaciones, pero queremos que sea parte de una agenda más amplia”, insistió entonces la secretaria de Estado.

Como ya ocurriera bajo el Gobierno de Bush, ambos países se turnarán a la hora de organizar las rondas del diálogo, que se inició en agostó de 2005 en Pekín.

La próxima reunión será la séptima desde entonces.

 

Temas relacionados