Este jueves arranca la cumbre que busca soluciones a la crisis

En medio de protestas y discrepancias entre mandatarios, el G-20 analizará la difícil situación de millones de personas.

Desesperados pero divididos sobre la forma de sacar a sus naciones de la crisis económica, los líderes mundiales convergieron en Londres de cara a una cumbre de emergencia, en la que habría pocas esperanzas de hallar una solución mágica para los problemas económicos que han motivado este encuentro.

Incluso mientras llegaba el presidente estadounidense Barack Obama y los otros participantes, Estados Unidos reconoció que sus aliados no se mostrarían de acuerdo con un paquete colosal de gastos gubernamentales para estimular la economía, mientras que Europa se vio obligada a dar marcha atrás, luego de manifestar esperanzas de endurecer la regulación financiera.

En vez de ello, los líderes están destacando las escasas coincidencias que podrían encontrar, incluyendo más dinero para el Fondo Monetario Internacional y una revisión más estrecha de los fondos de alto riesgo y los paraísos fiscales.

En cuanto a los temas más amplios, los líderes esperan lo mejor o, al menos, confían en que las diferencias no sean nocivas. Bajo la mirada de los nerviosos mercados, los riesgos son muchos, especialmente para el nuevo presidente estadounidense, que se presentará por primera vez en un escenario mundial para lidiar con la crisis económica y reunirse cara a cara con otros líderes.

Un cambio global se ha reconocido: El foro para enfrentar los problemas de la economía mundial ha crecido más allá de las ocho economías establecidas que dominaron las cumbres anteriores sobre la economía - Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Japón, Canadá, Italia y Rusia -.

Ahora, 20 naciones acuden a Londres, incluidas economías en desarrollo de crecimiento rápido, como China, India, Brasil y Arabia Saudí, así como México y Argentina, participantes de relevancia en cualquier esfuerzo por coordinar las políticas económicas al participar como socios con plenos poderes de negociación.

“Por primera vez, se ha reconocido que los principales mercados emergentes y países en desarrollo tienen un papel crucial en la mesa” , dijo Mike Froman, asesor de la Casa Blanca en economía internacional. Pero, ¿significará ello que habrá medidas para detener la espiral bajista de la economía global?

Froman reconoció que ha habido pocos ejemplos de avances internacionales en tiempos de crisis. “La depresión se volvió ’grande’ por la falta de cooperación”, señaló, tras destacar que a las naciones les gusta mantener el control sobre sus propias políticas fiscales y monetarias.

Y los líderes globales estaban manteniendo claras diferencias hasta el último minuto antes de la cumbre. “Tenemos que obtener resultados, no hay opción. La crisis es demasiado seria como para que nos demos el lujo de hacer una cumbre para nada”, señaló.

¿Por qué se llama G20?

De hecho, no son 20 a la cumbre.  Gordon Brown ha invitado a todos los miembros del grupo G20 (Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Saudí Arabia, Suráfrica, Corea del Sur, Turquía, EE.UU. y el actual presidente del UE, Checoslovaquia), más España, Neerlandés, los presidentes de la ANDA, la ANAS, la CUA, y el presidente de la CUA.  Además, los presidentes de la ONU, el Banco Mundial, y el FMI.  Entonces, son 29.

Temas relacionados