La nariz de las mujeres es difícil de engañar en materia de olor corporal

Las mujeres tienen mejor olfato que los hombres cuando se trata de detectar el olor corporal y su nariz es más difícil de engañar con fragancias que intenten enmascararlo.

“Es bastante difícil bloquear la conciencia de una mujer ante el olor corporal. Por el contrario, parece bastante fácil hacerlo con los hombres”, según el director del estudio Charles Wysocki, del Monell Center.

Los investigadores especulan con que las mujeres son más receptivas a información biológica importante contenida en el sudor porque puede guiarlas cuando eligen una pareja.

En el estudio, hombres y mujeres evaluaron la fuerza del olor de las axilas, tanto por sí solo como junto a otras fragancias, que fueron elegidas por su capacidad para bloquear el olor del sudor a través de un método conocido como adaptación cruzada.

La adaptación olfativa hace referencia a la pérdida de sensibilidad frente un olor cuando se está constantemente expuesto a ése, mientras que la adaptación cruzada se produce cuando el olfato se adapta a un olor y por ello se vuelve menos sensible a otro.

Durante el estudio, el sudor olía igual de fuerte para hombres y mujeres, pero cuando se introducía otra fragancia las cosas cambiaban.

En el caso de las mujeres, sólo dos de las 32 fragancias nuevas eran capaces de bloquear con éxito el olor de las axilas, mientras que entre los hombres se comprobó que 19 de esas sustancias lograban reducir su intensidad.

Del estudio se desprende, explicó Wysocki, que la transpiración humana “transmite información que tiene una importancia particular para las mujeres. Eso puede explicar porqué es tan difícil bloquear la percepción de las mujeres ante el olor del sudor”.
 
Además, los investigadores constataron que el olor corporal masculino es más difícil de bloquear que el femenino, incluso a pesar de que no hay diferencias en la intensidad de ambos.

Así, sólo el 19% de las fragancias redujeron con éxito la fuerza del olor de las axilas masculinas, frente al 50% que fueron capaces de atenuar la intensidad en el caso de las mujeres.

El estudio se realizó con muestras de sudor recogidas entre 23 hombres y 36 mujeres, y se realizó con dos experimentos separados en el que participaron 16 hombres y mujeres (ocho de cada sexo) en el primero, y 24 hombres y mujeres (doce de cada sexo).
 
“Hombres y mujeres difieren en cómo perciben el olor corporal, tanto el del propio sexo como el del opuesto”, concluyó George Preti, también responsable del estudio.