Atacado por manifestantes primer ministro de Tailandia

Unas 10 intersecciones fueron ocupadas por los manifestantes, que utilizaron autobuses para levantar barricadas en varias carreteras principales.

El primer ministro tailandés se libró el domingo a duras penas de un ataque y la violencia callejera estalló en todo Bangkok al apoderarse los manifestantes de autobuses y rodear con gesto triunfal los vehículos militares en abierto desafío tras declarar el gobierno el estado de emergencia.

Bandas de manifestantes antigubernamentales que portaban camisetas rojas recorrieron diversas zonas de la capital tailandesa, y algunos atacaron el vehículo en que viajaba el primer ministro Abhisit Vejjajiva y otros funcionarios, y golpearon a los conductores que les insultaron.

El decreto impide que se realicen reuniones de más de cinco personas y prohibe los reportes noticiosos que sean considerados una amenaza al orden público. Además, permite que el gobierno convoque a la tropa para controlar el desorden.

Empero, hubo indicios de que el gobierno quizá no pueda contener las protestas.

Los reporteros de Associated Press vieron cómo los manifestantes se encaramaron a dos o tres transportes blindados de personal estacionados frente a un centro comercial en el centro de Bangkok, agitando banderas en señal de triunfo. Una anciana subida en uno de los vehículos gritaba.

“¡Democracia!” antes de que los manifestantes ordenaran a los soldados que trasladaran los vehículos de regreso a un cuartel.

Frente al ministerio del Interior, la turba atacó el automóvil de Abhisit con palos, piedras e incluso macetas cuando intentaba huir. La policía apostada cerca del lugar se negó a intervenir.

“Creo que la gente ha visto lo que me ha pasado. Ha visto que los manifestantes intentaron lastimarme y que golpearon el automóvil”, dijo Abhisit a la televisión.

“Es un caos total. Da miedo y los militares nada hacen. ¨Quién puede garantizar nuestra seguridad?” , dijo el turista Martin Liu, de 36 años y que se encontraba cerca de los vehículos blindados.

Los manifestantes del Frente Unido para la Democracia dijeron que el gobierno de Abhisit, formado hace cuatro meses, subió al poder ilegalmente y desean nuevas elecciones. Acusaron además a la elite del país — los militares, el poder judicial y otros funcionarios no elegidos — de minar la democracia al interferir en la política.

El coronel Sansern Kaewkamnerd dijo que los soldados y la policía fueron emplazados en más de 50 puntos clave de la ciudad, incluyendo las estaciones de trenes y autobuses. Agregó que la presencia militar no es un indicio de un inminente golpe de estado — un hecho común en la historia política tailandesa.

“El gobierno decidió imponer el estado de excepción porque queremos que el país vuelva a la normalidad”, dijo Abhisit en la televisión nacional. “El gobierno utilizará cada vía para evitar más daños. Le pido a la gente que apoye al gobierno para restaurar el orden en el país”.

Horas antes las fuerzas tailandesas arrestaron a uno de los líderes de los manifestantes que encabezó las protestas del sábado. Arisman Pongruengrong, el dirigente de las protestas, fue puesto bajo custodia y llevado en helicóptero a un campamento militar para ser interrogado, informó el vocero de la policía, Supon Pansua.

La acción de Abhisit surge un día después de que los manifestantes contra el gobierno irrumpieran en un hotel de Pattaya donde se realizaba la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático y obligaran a su cancelación. Los mandatarios asiáticos debieron ser evacuados en helicóptero por cuestiones de seguridad.

Los manifestantes piden la renuncia de Abhisit y bloquearon una importante intersección de Bangkok durante varios días en la semana pasada causando caos vehicular.

Abhisit habló en la televisión ante los el temor de que el país podría enfrentar mayor violencia en los próximos días.

“Los próximos tres o cuatro días serán cruciales para que el gobierno demuestre su capacidad para restaurar la paz y el orden en el país”, dijo Abhisit. “El gobierno emprenderá acciones contra aquellos involucrados en el incidente de ayer sin excepción”.

Temas relacionados

 

últimas noticias