Detienen a mexicana con un arsenal de armas cerca de la frontera con EE.UU.

El arsenal incluía una ametralladora antiaérea capaz de hacer 800 disparos por minuto.

La Policía Federal mexicana detuvo a Anahí Beltrán Cabrera, de 20 años, en el estado de Sonora, en una vivienda del municipio de Santa Ana y podría ser una colaboradora de los hermanos narcotraficantes Beltrán Leyva, que operan en el noroeste de México, detalló en rueda de prensa el comisionado de la Policía Federal Preventiva (PFP) , Rodolfo Cruz.

El funcionario señaló que entre el arsenal incautado hay dos ametralladoras, una de las cuales es una Browning antiaérea calibre 50 capaz de penetrar "cualquier tipo de blindaje" y con un alcance de 1.500 metros.

Esta arma de guerra estaba montada sobre un poste metálico en la parte trasera de una camioneta, uno de los tres vehículos que fueron confiscados en la operación.

Además, en la vivienda donde se interceptó a la joven había un lanzagranadas, 261 cargadores, 29 cajas con unos 9.600 cartuchos y 750 gramos de cocaína.

En el inmueble también fueron encontrados varios fusiles AK-47, AR-15, Barret calibre 50, carabinas y complementos y repuestos para todas estas armas.

"Este armamento lo utilizaba el narcotráfico" y de acuerdo a las investigaciones "pertenecía a una rama de los Beltrán Leyva", apuntó Cruz.

Se presume que la joven era la encargada de cuidar la vivienda donde estaba el arsenal.

Por otra parte, el mismo funcionario informó de otra acción policial en la que fue arrestado José Ángel Rodríguez Pérez, alias 'El bolo' o 'El narizón', de 34 años, en el estado de Chihuahua.

A este delincuente se le aseguraron 4 armas largas, 8 granadas, 24 cargadores, 1.818 cartuchos de diferentes calibres y casi 300 kilos de marihuana.

En ambos casos los arrestados han quedado a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), dependiente de la Fiscalía federal, que continuará con las investigaciones correspondientes a esos casos.

La incautación de estas armas se produjo a dos días de la visita a México del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, marcada por los reclamos a Washington para que ayude a detener el tráfico de armas y dinero de efectivo a través de la frontera.

Se estima que el 90 por ciento del arsenal de las bandas criminales mexicanas procede de Estados Unidos. Los rifles de asalto suponen más de la mitad de las aproximadamente 35.000 armas incautadas a los narcotraficantes mexicanos desde la llegada al poder del actual mandatario mexicano, Felipe Calderón, en 2006.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump