Precios en EE.UU. cayeron un 0,1 por ciento en marzo

Los precios de los combustibles fueron los de mayor caída.

El índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos bajó un 0,1 por ciento en marzo, arrastrado principalmente por la caída en los precios de los combustibles, informó el miércoles el Departamento de Trabajo.

Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, la inflación subyacente en marzo fue del 0,2 por ciento por tercer mes consecutivo.

En un año, el IPC estadounidense ha bajado un 0,4 por ciento, la primera caída desde 1955, y la inflación subyacente se situó en el 1,8 por ciento, sin cambios respecto al dato interanual en febrero.

La mayoría de los analistas había calculado para marzo un incremento del 0,1 por ciento en el IPC.

Ante la contracción del gasto de los consumidores y las mayores pérdidas de empleo desde la Segunda Guerra Mundial, las empresas, desde General Motors a las cadenas de tiendas como Macy's, han multiplicado sus rebajas de precios y sus planes de incentivos.

Los costes de la energía disminuyeron un 3 por ciento en marzo, encabezados por la caída de precios del combustible de calefacción y las gasolinas. Los precios de los alimentos bajaron un 0,1 por ciento, principalmente por la caída en productos lácteos y carnes.

El IPC es la más amplia de las tres mediciones mensuales de precios que hace el Departamento de Trabajo, porque incluye tanto bienes como servicios. Casi el 60 por ciento del IPC comprende los precios que los consumidores pagan por servicios que van desde billetes de avión a consultas médicas y entradas de cine.

En marzo, casi el 60 por ciento de la inflación subyacente se debió a un incremento del 11 por ciento en los costos del tabaco y los cigarrillos. Otro sector con incrementos de precios fue el de los vehículos nuevos, con un aumento del 0,6 por ciento.

Temas relacionados