La ciudad de los dioses

Apóstoles en la política, curas que se casan y diversos cultos son parte de la fe actual.

El domingo, cuando se inicie una nueva jornada, millones de plegarias se alzarán en silencio desde los que aún encomiendan su destino a un ser supremo. Cada rezo tomará una ruta diferente, pues la fe ya no es la misma, la que la poderosa mano de la Iglesia obligaba a profesar hace algunos siglos.

Bogotá tampoco es la misma. En 1886, por ejemplo, la Constitución que dictaría las leyes por más de cien años fue redactada de la mano de la curia.

Luego, en 1930, monseñor Ismael Perdomo escogió al general Alfredo Vásquez Cobo como el candidato que representaría al Partido Conservador en las elecciones presidenciales. Algunos no estuvieron de acuerdo y el Partido Conservador se dividiría, dándole la victoria a los liberales.

 En ese entonces sólo se sabía de los partidos Conservador y Liberal, así como la religión oficial era por unanimidad la Católica. Hoy son 16 los partidos políticos vigentes en Colombia y, según el Concejo de Bogotá, mil las religiones que se veneran en la capital.

Lejos de comportarse como sectas clandestinas, musulmanes, mormones, anglicanos, evangélicos, cristianos, judíos y cientos de seguidores de otros cultos distintos al predominante catolicismo tienen sus propios templos, guías espirituales, biblias en las que basan su fe, rituales y causas por las cuales luchar. Opciones hay para todos los gustos.

Seis apóstoles en la política, los curas que no tienen que prometer celibato, la poderosa iglesia de los mormones en el país, el seguimiento del culto anglicano, la fuerza de los musulmanes y las misas que se venden en el Cementerio Central son parte de este diverso panorama religioso que hoy en día hace que en Bogotá se rece diferente. O se ore, como pregonan muchos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La champeta que se instaló en Bogotá

Tribunewen, las mujeres en el hip hop de Bogotá