Colombia pide auxilio al FMI, mientras industria cae 12,8%

El Gobierno solicitó un crédito flexible, de reciente creación, por 10.400 millones de dólares.

Los recursos serían destinados a cubrir parte del déficit fiscal y la necesidad de inversiones que tiene que hacer el Gobierno para evitar un colapso en la economía nacional por efecto de la crisis financiera mundial.

El anuncio fue hecho por el ministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga, el mismo que hace no más de un año había afirmado que la economía nacional estaba completamente blindada frente a los estragos que viene produciendo la crisis de demanda y la caída de las bolsas en todo el mundo.

La última vez que Colombia acudió al FMI para un crédito de este tipo fue durante la crisis de 1999 cuando la economía entró en recesión y decreció 4,5 %. En esa ocasión se acudió a un crédito por 3.500 millones de dólares.

Esta vez, explicó José Darío Uribe, gerente del Banco de la República, se trata de una línea flexible creada recientemente por el FMI para respaldar "economías buenas" ante los impactos financieros externos. El otro país de América Latina que recurrió al FMI es México.

El crédito le costará al país 27 millones de dólares, que es el costo de compromiso. Si de aquí a un año el préstamo no es utilizado el FMI cobrará esa cifra.

Si Colombia decide utilizar el empréstito el Fondo reembolsará los 27 millones de dólares, pero deberá asumir el costo del mismo que es el equivalente a una tasa de entre el 2,3% al 2,9% anual, más el 0.46% del monto de lo que se denomina tasa de depósito especial de giro.

La línea de crédito es un préstamo de respaldo para atender eventualidades, lo que quiere decir que el dinero no sería desembolsado de inmediato, sino cuando el Gobierno y el Banco de la República lo crean necesario.

El FMI deberá responder en dos o tres semana si aprueba la solicitud del gobierno colombiano.

Recientemente Fedesarrollo había sugerido que Colombia debería acudir al organismo multilateral para solicitar una línea de crédito flexible. "Sería paradójico que durante 6 años hubiésemos tenido programas con el FMI que (en buena hora) nos impusieron diversas condiciones a cambio de muy poca plata, pero no encontráramos atractiva una facilidad preventiva que potencialmente nos aporta muchísimos recursos (quizás del orden de us$10 a us$12 billones), a cambio de prácticamente ninguna condicionalidad".

Para Roberto Steiner, director de Fedesarrollo, ir al Fondo por este tipo de crédito no le hace perder credibilidad al país en el mundo financiero internacional, por el contrario la fortalece. "Recurrir al FMI por recursos grandes y de carácter preventivo no revelarían una fragilidad de la economía colombiana sino, muy por el contrario, una enorme prudencia por parte de sus autoridades económicas. La gente precavida compra paraguas antes de que comience a llover, no en medio del aguacero. Y en este caso la prudencia sí que pagaría, pues en el caso que nos ocupa es bien factible que, si se compra el paraguas a tiempo, en efecto se evite que empiece a llover por estos lados".

La línea de crédito flexible "le permitirá al Fondo prestar más plata, desembolsarla mucho más rápidamente y, quizás más importante hacerlo por períodos de tiempo más largos, sin comprometer el carácter rotatorio de sus recursos", explica Fedesarrollo.

El ministro de Hacienda insistió en que el crédito es "un seguro que hemos adquirido para tener protegida la economía ante situaciones difíciles que se puedan presentar en el contexto internacional y tener la certeza de que por esta vía vamos a proteger el crecimiento económico y el empleo".

Este crédito estará disponible por un año, una vez sea aprobado por el directorio del FMI, y el gobierno colombiano la puede renovar por otro año. "A lo largo de ese año, dependiendo de las circunstancias externas se determinará si se desembolsa o no".

El titular de la cartera de Hacienda aclaró que el Gobierno ha considerado que los 10.400 millones, es una cifra "adecuada para el país y está bastante ajustada".

El monto del crédito solicitado al FMI es un poco más del 40% de las reservas internacionales.y equivale a cerca del 900% de la cuota de Colombia en el Fondo Monetario. Sin esos recursos son desembolsados entran a las cuentas del Banco de la República y tienen las mismas características de las reservas internacionales.

El gerente del Banco Central aclaró que el FMI creó una línea de crédito especial para ayudar a las economías que se encuentren bien manejadas. "Para esos países crearon una línea especial que es la línea de la cual nosotros estamos haciendo solicitud hoy (lunes) al Fondo Monetario".

José Darío Uribe destacó que "la situación de Colombia es muy buena, es una situación de fortaleza y en la medida que tiene fortaleza, y tiene una larga trayectoria de buen manejo de sus economía puede tener acceso a esta línea de crédito flexible que no tiene condicionalidad alguna y que es por un monto considerable de recursos".

Se profundiza la caída industrial

Simultáneamente, con el anuncio de la solicitud del crédito de contingencia el Departamento Nacional de Estadística (DANE) informó que la industria manufacturera cayó 12, 8% al cierre de febrero.

No obstante los malos resultados en la producción industrial y las ventas al por menor, el ministro Óscar Iván Zuluaga se negó a aceptar que la economía nacional está en recesión.

"Técnicamente no podemos decir que estamos en recesión, pues esos dos indicadores representan apenas el 30% del Producto Interno Bruto (PIB); tenemos que esperar a ver qué pasa con el otro 70%", recalcó Zuluaga.

Celebración del FMI

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn celebró la decisión de Colombia y resaltó que esa línea de crédito está abierta para países cuyos indicadores fundamentales son positivo.

La siguiente es la declaración del FMI

"Celebro el anuncio realizado por el Ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia, Óscar Iván Zuluaga, y el Gerente General del Banco de la República de Colombia, José Darío Uribe, respecto al interés de que Colombia sea considerada para acceder a un acuerdo precautorio por 900 por ciento de su cuota (DEG 6.970 millones, o alrededor de US$10.400 millones) como parte de la Línea de Crédito Flexible (LCF) del FMI".

El director añadió: "Me siento muy complacido ante esta respuesta positiva a la invitación que hice a las economías con desempeño sólido, poniendo a su disposición este nuevo instrumento diseñado para fortalecer la confianza internacional en la firmeza y la sostenibilidad de sus políticas económicas".

"Colombia tiene una trayectoria sostenida de políticas económicas apropiadas, así como fundamentos económicos y marcos institucionales muy sólidos. Las autoridades colombianas han respondido adecuadamente a los retos creados por la crisis financiera mundial y han demostrado estar comprometidas a continuar con esa firme trayectoria. Por lo tanto, es mi intención proceder rápidamente a solicitar al Directorio Ejecutivo del FMI que apruebe la solicitud de Colombia de acceso a la LCF".

"La LCF es un instrumento creado el 24 de marzo último que se encuentra a disposición de los países miembros del FMI en los cuales las variables fundamentales de la economía, las políticas y la aplicación de las políticas sean muy sólidas. El acceso a un acuerdo de LCF depende de que el país satisfaga estos criterios, y no de que cumpla con criterios de ejecución ex post."

 

últimas noticias

Industria se recuperó en el tercer trimestre

¿Por qué el “descache” del censo?