Cardenales, con la sabiduría de Tony La Russa

El equipo de San Louis quiere terminar con la hegemonía de los Cachorros de Chicago y volver a ser protagonista como cuando en 2006 ganaron la Serie Mundial.

Sé que es prematuro hablar de favoritos después de dos semanas de acción en las Grandes Ligas. A esta altura pienso que no hay claros favoritos, pero si existen equipos que se presentan como dominantes en sus respectivas divisiones. Es el caso de los Cardenales de San Louis.

A esta altura de de la temporada no tienen un claro cerrador. Quien iba a ocupar la tercera base en ausencia de Troy Glaus, fue enviado a las menores. Su segunda base regular el año pasado jugó en los jardines. Chris Carpenter, su as en el montículo, está en la lista de lesionados. Muchas interrogantes por resolver, ¿verdad?

Pues bien, Tony La Russa siempre se las ha ingeniado para construir equipos competitivos y que sean protagonistas y este 2009 no es la excepción. Como lo afirma el reconocido comentarista norteamericano de baseball Harold Reynolds. "No sé cómo lo hace, pero Tony y Dave Duncan (en entrenador de lanzadores) siempre presionan los botones indicados".

Los Cardenales comenzaron la temporada con Jason Motte como su cerrador, sin embargo en el primer partido en un inning le anotaron cuatro carreras y perdieron el partido. La solución fue jugársela con varios cerradores como Ryan Franklyn, Chris Pérez y Dennys Reyes.

Con su tercera base titular en la lista de lesionados hasta junio, David Freese sería el indicado para ocupar la posición, pero su inicio de temporada no fue positiva ya que bateó solo para .158 de promedio. La solución fue combinar a Brian Barden y Joe Thurston; los dos batean por encima de .300.

A pocos días de comenzar la temporada, los Cardenales dieron de baja a su segunda base Adam Kennedy y no firmaron de nuevo a Aaron Miles, lo que hizo que Skip Schumaker se convirtiera de jardinero a jugador de cuadro. Pues bien, hasta el momento Skip sólo ha cometido un error y es uno de los mejores primeros bates de las Mayores con un promedio de embasadas de .375.

Después de conectar la temporada pasada 37 HR's, Ryan Ludwick no ha perdido su poder y esta joven temporada ha conectado 5 HR's, remolcado 18 carreras y tiene un promedio de bateo de .353. Además súmenle el talento joven de Colby Rasmus quien en su primera temporada en las Grandes Ligas ha demostrado que puede batear, tiene un buen guante y tiene velocidad.

Y bueno, para finalizar tienen al mejor beisbolista que existe actualmente y se llama Albert Pujols, quien en su novena temporada ya está que llega a las 1000 carreras remolcadas. Además ha conectado 6 HR's y batea para un promedio de .345.

Los expertos al inicio de la temporada dieron a los Cardenales como favoritos para ganar el Comodín de la Liga Nacional, pero lo más seguro es que tengan el potencial suficiente para hacerle la guerra a los Cachorros de Chicago por el primer lugar de la División Central de la Liga Nacional. Amanecerá y veremos.