Propulsadas por un rayo, pero silenciosas

Se viene la explosión masiva de un nuevo tipo de vehículos: las motos eléctricas de alta performance.

Es bastante más humilde que la Ley de Moore: apenas un 8% de incremento anual. Sólo que en este caso no se trata de capacidad de procesamiento, sino de capacidad de almacenamiento de energía sobre la misma unidad de volumen/peso. Sí, hablamos de baterías eléctricas.

Para Forrest North, creador de la Mission Motor Co., una start-up en San Francisco, EE.UU., la tasa de mejoría antes citada es el santo grial: está a punto de hacer posible la explosión masiva de un nuevo tipo de vehículos, las motos eléctricas de alta performance.

Durante muchos años las motos eléctricas han sido como el cooperativismo o la luna: algo que provoca ternura y simpatía, pero que no tienta a demasiadas personas a ponerse un traje de baño y "alunarse". Eso está por cambiar.

De hecho, también en Estados Unidos, Vectrix y Zero Motorcycles fabrican y venden motos eléctricas desde 2007. El punto es que son demasiado caras para masificarse. En los próximos dos meses Vectrix dará un giro: ofrecerá su nuevo modelo (el scooter VX-2) en US$5.195. Bastante debajo de los US$11.000 algo de su primer producto. Pero para los fanáticos de la velocidad puede resultar decepcionante: su velocidad máxima es de 50-55 km/h. Es Mission Motor la que promete más cinematismo: su prototipo supera los 200 Km/hora y los 200 kilómetros de autonomía.

Aunque la moto de Mission entrará en fabricación masiva recién a principios de 2010 y su costo será de US$68.000, sería estimulante verla en junio próximo corriendo en el Primer Grand Prix para Motos Libres de Emisiones Contaminantes que se correrá en la mitológica isla de Man, ubicada entre Inglaterra e Irlanda.

Entre los 50 equipos anotados, hasta el momento el favorito para llevarse el trofeo era el creador de la TTX01. Construida sobre un chasis de Suzuki -por ingenieros ingleses- se trata de una moto de 86 caballos de fuerza, equivalentes a una máquina convencional de 600 cc. El motor eléctrico de marca Agni es alimentado por dos baterías. Todo lo anterior le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. No deja de ser impresionante.

La TTX01 entrará en producción a fines de este año. Y Azar Hussain, uno de los involucrados en el proyecto, ha adelantado que, en ese momento, la carrocería será de fibra de carbono, lo cual lleva a un dato muy interesante: los motores de explosión, en las motocicletas, obligan a ponerlos en una armadura muy fuerte dada la violencia de la operatoria de los pistones, pero en los vehículos eléctricos nada de ello ocurre. Tampoco es necesario un sistema de inyección de combustible, bombeo de aceite o radiadores. Tales "ausencias" permitirán alterar el diseño de las motos mismas con el uso de materiales más livianos.

Entre otras novedades, la moto inglesa poseerá frenos regenerativos, donde un sistema de dínamos habilita almacenar parte de la energía que habitualmente se disipa en las frenadas.

Pese a todos estos buenos augurios, ¿cómo saber si no se trata de una nueva partida falsa en los sueños de un mundo con vehículos eléctricos? Para quienes apuestan a que no sea así, la mejora en la capacidad de las baterías es la línea que separa el "posible" del "imposible". Habiéndose logrado lo anterior, las motos eléctricas cuentan con una ventaja notable frente a motos a hidrógeno o biocombustibles y es porque su red de recarga de combustible ya existe y es universal: cualquier lugar con un enchufe.

Con todo lo bueno que pueden tener, las motocicletas eléctricas de alta velocidad tienen un problema que, como comienza a señalarse, sería nada más que ridículo, si no tuviera implicancias mortales: casi no emiten ruido. Por ello el debate es si dotarlas de un sistema artificial que lo produzca. O esperar que la gente sea mucho más cuidadosa que de costumbre al cruzar las avenidas.

Temas relacionados

 

últimas noticias