Gobierno no dejaría jugar equipos mexicanos en Bogotá

San Luis de Potosí y Chivas de Guadalajara quieren jugar los octavos de final de Copa Libertadores en El Campín.

La Confederación Suramerica de Fútbol, CSF, anunció este jueves que el San Luis de Potosí y el Chivas de Guadalajara jugarían como locales en el estadio El Campín de Bogotá en los octavos de final de Copa Libertadores, debido al brote de gripe porcina desatada en México, petición que el Ministro de Protección Social, Diego Palacios, dijo que está estudiando.

Ramón Jesurún, presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), le confirmó a Elespectador.com que sería muy bueno para el país poder tener, al menos, esos dos partidos del certamen continental, tras la eliminación de todos los equipos nacionales de la Copa Santander Libertadores.

Sin embargo, el dirigente aclaró que ninguna autoridad del balompié nacional está en potestad de aprobar dichos encuentros, sino que es el Gobierno Distrital el que debe pronunciarse sobre el asunto.

El estadio El Campín pertenece a la ciudad de Bogota, mas no a los equipos de la ciudad, y actualmente es administrado por el Instituto Distrital de Recreación y Deportes (IDRD), ente de la Alcaldía Mayor.

Pero en últimas y ante el 'Estado de Desastre' anunciado por el Gobierno Nacional, sería este último el encargado de dar el visto bueno para que los 'manitos' puedan jugar sus respectivos partidos de Libertadores en Bogotá.

El ministro de Protección de Social, Diego Palacio, admitió que no tenía conocimiento del pedido mexicano y no se aventuró a dar el sí. Un simple "habrá que estudiarlo", dejó en vilo lo que en México y Paraguay ya dan por hecho.

El secretario de Salud de Bogotá, Héctor Zambrano, dijo que esa entidad no había recibido el jueves ninguna solicitud para realizar los partidos y manifestó preocupación por el cambio de sede.

Recordó que las autoridades sanitarias colombianas cancelaron al menos dos actividades masivas en días recientes en las que tenían previsto participar mexicanos.

"Creemos que de todos modos hay unos riesgos", expresó Zambrano. "De todos modos (los mexicanos) tienen el riesgo latente porque vienen de una zona que ha sido generadora de este tipo de circunstancias adversas. No es un tema que sea discriminatorio, sino que aquí debe prevalecer la solidaridad entre los pueblos en aras de la defensa de la salud pública y de sus propios ciudadanos".

"No hemos recibido la petición formal. Uno podría decir que habría alguna alternativa que de pronto se jugará a puerta cerrada y de todos modos son riesgos de personas que están viajando de un lugar a otro, y en este momento sabemos los riesgos que hay a nivel mundial, por eso se declaró el nivel 5 de pandemia".

El portavoz de la CSF, Néstor Benítez, señaló que se ha optado por un país neutral, en este caso Colombia, ante el brote de gripe porcina que se registra en México y después de recabar de forma urgente la postura de las diez asociaciones nacionales ante el avance de la enfermedad.

Explicó además que ambos equipos se enfrentarían a sus respectivos rivales, aún no definidos, el 6 de mayo próximo en "jornada doble", cuyo orden será definido más adelante.

La Confederación pidió al presidente de la Federación Mexicana, Justino Compean, detalles de las medidas que podrían ofrecer "a fin de salvaguardar la salud de los atletas y miembros de las delegaciones".

El San Luis se clasificó para los octavos de final el pasado martes tras derrotar a domicilio al Libertad paraguayo (0-2), mientras que las Chivas selló su pasaporte anoche al empatar, también de visitante, con el Everton chileno. Los emparejamientos de octavos de final serán definidos este 30 de abril con la disputa de los últimos encuentros de fase de grupos.

La disputa en un país neutral estaba entre las opciones ofrecidas a la Conmebol por la Federación Mexicana, que como primera posibilidad propuso que se dispute en ese país y como segunda a puerta cerrada para minimizar el riesgo de contagio.

Los equipos mexicanos participan en la Copa Libertadores desde 1998 y desde entonces su mejor actuación fue la final que el Cruz Azul perdió en una tanda de penaltis en 2001 con el Boca Juniors.