Gobierno se blinda ante las chuzadas y la zona franca de los hijos de Uribe

Finalizada la reunión entre Uribe y las altas cortes por las interceptaciones ilegales, Ejecutivo alista la defensa de los hijos del Presidente frente a las zonas francas. 

Este lunes en la noche, el presidente Álvaro Uribe se reunió durante varias horas con los presidentes de las altas cortes para explicarles en qué van las investigaciones por las interceptaciones telefónicas de las que han sido objeto los magistrados de las corporaciones.

Al finalizar la reunión, Augusto Ibáñez, presidente de la Corte Suprema de Justicia, dijo que de acuerdo con lo acordado con el presidente Uribe, los casos de las interceptaciones telefónicas serán estudiados por separado con cada alto tribunal. De igual forma, explicó el magistrado, el mandatario se comprometió a visitar cada una de las altas cortes para discutir con cada una de ellas en qué va el tema de las chuzadas del DAS.

Entre tanto, Hernando Torres, presidente del Consejo Superior de la Judicatura, dijo que el Jefe de Estado se comprometió a que el caso de las chuzadas no se presentará más. "El Gobierno anda preocupado de lo que de alguna manera la opinión pública considera como grave", aseveró.

A la reunión asistieron, además de Ibáñez y Torres, los presidentes de la Corte Constitucional, Nilson Pinilla, así como del Consejo de Estado, Rafael Ostau.

Ahora bien, mientras se adelantaba esta reunión, en la misma Casa de Nariño y a la misma hora el ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, se reunió con la bancada uribista de la Comisión Primera del Senado. El objetivo: diseñar la defensa para neutralizar este martes a la oposición en el debate de control político por el escándalo de las chuzadas telefónicas.

Aparte de ello, está previsto que este martes, a las 8:00 am, el Jefe de Estado afine la estrategia para la discusión sobre la Zona Franca de Occidente, es decir la forma en que responderá el Ejecutivo a la denuncia que hay en torno a los hijos del Presidente, Tomás y Jerónimo, quienes se habrían enriquecido por decisiones tomadas por funcionarios en la adquisición de unos lotes en Mosquera (Cundinamarca).