Uribe sufre un desplante delante de los Príncipes

Familiares de los secuestrados abandonaron el recinto cuando el Presidente rechazó adelantar el acuerdo humanitario.

Un numeroso grupo de familiares de secuestrados abandonó este viernes la gran sala del Teatro Metropolitano de Medellín, cuando el presidente Álvaro Uribe hizo mención, ante los Príncipes de Asturias, a su negativa de adelantar el acuerdo humanitario con las Farc.

De forma ambigua, Uribe rechazó el acuerdo humanitario, durante la inauguración del V Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, que comenzó este viernes con la presencia de víctimas y familiares de las mismas.

El mandatario dijo que sus decisiones respecto al acuerdo humanitario “generaron mucha controversia, lo acepto, en el proceso de liberación de aquellos que siguen secuestrados y que nunca debieron ser secuestrados”. Una vez dicho esto, las familias de las personas que siguen en poder del grupo insurgente se retiraron del recinto. Uribe continuó.

El mandatario se refirió entonces al acuerdo con EE.UU. para que los órganos de Justicia colombianos tengan acceso a los extraditados que se encuentran en las cárceles de ese país. En su discurso, destacó que mientras en Irlanda del Norte hubo 3.100 muertes violentas entre 1920 y 1998, cuando el Ira depuso las armas, sólo el año pasado en Medellín -de donde es oriundo Uribe- y su área metropolitana 6.000 personas perdieron la vida.

Uribe aseguró que al menos 50% de las familias colombianas han sido víctimas directas del terror y resaltó que una de las prioridades de su Gobierno es aumentar las cifras destinadas a la reparación de esas personas y que los 14 billones de dólares que se destinarán a ello se puedan cumplir a pesar de las restricciones.

El mandatario apuntó que hoy las fuerzas institucionales han recuperado el monopolio de luchar contra los criminales y que aunque la política de seguridad ha avanzado mucho, al pasar de 6.000 asesinatos por año a poco más de 700 y de 4.000 secuestros a 400, no es suficiente.

Recordó que todavía continúan los asesinatos contra maestros y sindicalistas y que aunque en los dos últimos años no se había registrado la muerte violenta de ningún periodista, hace 15 días fue ejecutado uno al sur del país.

 

últimas noticias

Opinión: Los Montes de María, un polvorín

contenido-exclusivo