Muere ex tricampeón mundial de boxeo y alcalde de Managua Alexis Argüello

Saltó a la fama del boxeo profesional en 1974 al vencer por nocáut al mexicano Rubén "El Púas" Olivares.

Alexis Argüello, quien fue figura mundial del boxeo, murió el miércoles en circunstancias que la Policía de Nicaragua investiga, cinco meses después de asumir la Alcaldía de Managua, que ganó en unas elecciones municipales cuestionadas por la oposición.

El ex tricampeón mundial de boxeo, considerado un "caballero" en el cuadrilátero en sus años de gloria, falleció en su residencia, ubicada en las afueras de Managua, y aparentemente se trata de un suicidio, aunque este punto no ha sido confirmado por la Policía.

Una fuente periodística informó que supuestamente Argüello se disparó en el pecho hacia las 02:00 hora local (08.00 GMT). Alexis Argüello nació en un populoso barrio de Managua el 19 de abril de 1952, debutó como peleador profesional en 1968 y en 2001 fue designado por la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua como "Atleta del Siglo XX" y miembro del salón de la fama del boxeo mundial.

Saltó a la fama del boxeo profesional en 1974 al vencer por nocáut al mexicano Rubén "El Púas" Olivares y hacerse con la corona de los 57 kilos.

El ex pugilista también conquistó en 1978 el cinturón de las 130 libras (59 kilos) , tras vencer al puertorriqueño Alfredo Escalera, y la corona de las 135 libras (61 kilos) , al derrotar por puntos al escocés Jim Watt, en 1981.

El tres veces campeón del mundo, que dejó una marca de 82 peleas ganadas, 65 por nocáut y ocho derrotas, vio frustrado su cuarto título mundial en 1982, ante el estadounidense Aaron Pryor, en la categoría de las 140 libras (63 kilos).

Argüello fue elegido alcalde de Managua el 9 de noviembre de 2008 pero su elección fue cuestionada por la oposición de Nicaragua con el argumento de que en esos comicios se produjo un fraude masivo.

Fue el candidato para la capital nicaragüense por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y por el que apostó el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a pesar de su pasado político, ligado al dictador Anastasio Somoza Debayle.

Cuando tomó posesión de su cargo, el 14 de enero pasado, en un acto de masas en la Plaza de la Revolución y al que fue invitado el líder sandinista, reafirmó su lealtad a Ortega y a la influyente primera dama nicaragüense, Rosario Murillo.

La oposición en la Alcaldía de Managua criticaba a Argüello por no ejercer su autoridad y permitir, según ellos, mandara la primera dama nicaragüense a través del secretario de esa municipalidad, Fidel Moreno, un incondicional de la pareja presidencial.

Alejado desde pequeño de los estudios por su situación de pobreza y su afición al boxeo, adicto a las drogas tras alcanzar la fama y un ferviente crítico de los que atacan a Ortega, no se le consideraba un sandinista convencional.

El ex boxeador, que se autoproclamó como un "soldado leal" del presidente, cuyas instrucciones se proponía cumplir al pie de la letra, fue un protegido de Somoza Debayle en sus primeros años del boxeo, a quien incluso dedicó peleas y acompañó a caballo por las calles de Nicaragua.

Argüello se integró al FSLN en 1979, antes del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, que finalmente no respaldó, tras abandonar el país para radicarse en Estados Unidos.

Declarado "non grato" durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990) por colaborar con la contrarrevolución, regresó al FSLN en 2001 como aliado de la "Convergencia Nacional" , una agrupación política que aglutina personalidades de diferentes tendencias ideológicas.

Electo vicealcalde de Managua en las elecciones municipales de 2004, Argüello comenzó a ganarse la simpatía de Ortega por las duras críticas que hacía al ex alcalde de Managua y disidente sandinista, Herty Lewites, ya fallecido, a quien llamaba "traidor" por sus aspiraciones presidenciales.

Argüello, de 57 años, en sus cinco meses y medio de gestión tuvo un trabajo de "subordinación" hacia el Gobierno Central, según sus críticos, aunque él prefería llamarlo de "armonía" y "obediencia" a la pareja presidencial, al FSLN y a los polémicos Consejos del Poder Ciudadano (CPC) , estructuras de barrio dirigidas por Rosario Murillo.

Su principal competidor en la contienda electoral de noviembre pasado, el diputado liberal opositor Eduardo Montealegre, calificaba a Argüello como "un títere del matrimonio Ortega-Murillo", con "cero" independencia.

El ex boxeador sostenía que "no hay hombre más capaz políticamente que Daniel Ortega". La muerte de Argüello ha sido considerada como una "gran pérdida para el deporte de Nicaragua" , ya que se trata de un atleta que dio glorias a este país centroamericano.

Temas relacionados