Crisis dispara morosidad entre consumidores de Estados Unidos

Los atrasos en los pagos de los préstamos para vivienda subieron a 3,52 por ciento desde 3,03 por ciento.

El creciente desempleo y la economía en contracción en Estados Unidos llevaron a que las tasas de mora en deudas de tarjetas de crédito y los préstamos hipotecarios registraran su nivel máximo durante el primer trimestre, ya que un número récord de consumidores cortos de efectivo se atrasara con sus pagos.

La morosidad sobre el valor total de la deuda relacionada con tarjetas de crédito subió a un récord de 6,60 por ciento desde el 5,52 por ciento registrado en los últimos tres meses de 2008, ya que más tenedores de tarjetas dependieron de estas para financiar los gastos diarios, dijo la Asociación de Banqueros Estadounidenses (ABA, por sus siglas en inglés).

Los atrasos en los pagos de los préstamos para vivienda subieron a 3,52 por ciento desde 3,03 por ciento, y en las líneas de crédito para vivienda la cifra se elevó a 1,89 por ciento desde 1,46 por ciento.

Un indicador más amplio que registra los atrasos en los pagos de ocho categorías de préstamos subió por cuarto trimestre consecutivo a un nuevo máximo, registrando 3,23 por ciento desde 3,22 por ciento. Aunque esa tasa subestima los problemas del consumidor, ya que excluye a las tarjetas de crédito.

"El factor más grande es la pérdida de empleos", dijo en una entrevista el economista jefe de ABA, James Chessen. "Cuando la gente pierde sus empleos o trabaja menos horas, se les hace más difícil cumplir con sus obligaciones. Desafortunadamente, vamos a ver mayores pérdidas de empleos en el próximo año y yo espero una morosidad mayor", agregó.

Aunque los avances en los mercados de capitales podrían disminuir las tasas de mora en algunas de las principales entidades financieras del país, los analistas esperan que los prestamistas como Bank of America Corp, JPMorgan Chase & Co, Citigroup Inc, Capital One Financial Corp y American Express Co, sufran mayores pérdidas de créditos, especialmente en las tarjetas.

Puente al empleo

Los deudores estadounidenses se han visto sometidos a presión ya que la tasa de desempleo del país alcanzó un 9,5 por ciento, su mayor nivel en 26 años, con la desaparición de 6,5 millones de empleos desde el inicio de la recesión en diciembre del 2007.

El Gobierno de Obama prevé que la tasa de desempleo alcance los dos dígitos antes de caer. Los consumidores estadounidenses terminaron marzo con 939.600 millones de dólares en líneas de créditos pendientes, una aproximación cercana a las deudas en tarjetas de crédito según los datos de la Reserva Federal.

"Los consumidores tienden a depender de las tarjetas de crédito como un puente para cubrir sus necesidades diarias hasta que encuentren un nuevo empleo", dijo Chessen. "Se están demorando en encontrar esos empleos", agregó. La ABA dijo en junio que esperaba que la recesión concluyera este trimestre, a pesar del alza en el desempleo.

La tasa general de morosidad de la ABA cobija préstamos directos e indirectos para automóviles, casas terminadas, mejoras a las viviendas, barcos, casas rodantes, créditos personales y préstamos para vehículos recreativos.

Las tasas de morosidad subieron a 3,01 por ciento desde 2,03 por ciento en los préstamos directos para autos, a 3,70 por ciento desde 2,96 por ciento en préstamos hipotecarios, a 3,47 por ciento desde 2,88 por ciento en préstamos personales, y a 1,52 por ciento desde 1,38 por ciento en préstamos para vehículos recreativos.

Temas relacionados

 

últimas noticias