Fallo judicial anula elección de miembros del Senado

Se ordena el reconteo en alrededor de 600 mesas, según elecciones de 2006.

La sección quinta del consejo de Estado determinó algunas irregularidades en el conteo de los votos para la escogencia de los senadores que integraron la Cámara Alta desde el año 2006.

Según se estableció, el Consejo de Estado encontró algunas inconsistencias en alrededor de 600 mesas. Esta irregularidad había sido demandada por el anterior Procurador, Edgardo José Maya Villazón.

Dentro de la investigación del Alto Tribunal administrativo, se estableció que fue anulada la elección a senadora de la República de la ex ministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, pues consideró que tenía contratos con el Estado, por lo menos seis meses antes de la elección.

Entre los argumentos para anular los resultados electorales de esas mesas, que variarán en algunos escaños la composición actual del Senado, están la compra y venta de votos, y el traslado de electores, entre otras anomalías.

La Sala Electoral solicitó un recuento de votos de esas mesas e igualmente decidió no habilitar la elección de la ex ministra Ramírez por cuanto tuvo un contrato con el Estado, seis meses antes de los comicios de 2006.

"Será la misma sección (Sala Electoral del alto Tribunal) la que determinará finalmente la incidencia y afectación de esos 33.000 votos en relación con los resultados de la elección al Senado" en los comicios de 2006, explicó a los periodistas el presidente del Consejo de Estado, Rafael Ostau Lafont Pianeta.

El magistrado subrayó que la anulación se decidió porque se pudo comprobar que en esas mesas hubo suplantación, falsificación de cédulas de ciudadanía (documentos de identificación) y utilización de éstas.

La votación total para Senado en las elecciones de 2006 fue de 11.053.313 votos, de los cuales 9.390.408 fueron considerados válidos, 272.645 fueron depositados en las urnas en blanco, 1.053.721 fueron declarados nulos y 336.539 no fueron marcados.

Los actuales 102 senadores podrán continuar en sus escaños y solo se podrá registrar una variación en su integración una vez que la Sala Electoral del Consejo de Estado culmine el recuento oficial.

Fuentes del alto tribunal señalaron que una vez que se anuncie el resultado final habrá lugar a apelaciones. Las mismas fuentes añadieron que la reasignación de escaños solo afectaría a unos pocos de los actuales congresistas que tuvieron las menores votaciones en esos comicios.

La decisión del Consejo de Estado atendió una demanda del ex procurador general Edgardo Maya quien había señalado que en los comicios legislativos de 2006 se había registrado compra y venta de votos, y el traslado de electores, entre otras anomalías.

La cancelación de la credencial de legisladora de la ex ministra Ramírez se debió a que tuvo un contrato con el Estado seis meses antes de los comicios de 2006.

La legislación electoral colombiana impide a los contratistas con el Estado aspirar a escaños en elecciones. Ramírez fue ministra de Defensa en el primer Gobierno del presidente Álvaro Uribe, sin embargo, renunció a su escaño parlamentario hace pocos meses cuando anunció su aspiración a la jefatura del Estado en las elecciones de 2010 y actualmente está en campaña.

Uribe, elegido presidente en los comicios de mayo de 2002, fue reelegido el 28 de mayo de 2006, al obtener en primera vuelta el 62,2 por ciento de los votos, frente al 22,04 por ciento de Carlos Gaviria, del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) , y el 11,84 del candidato del Partido Liberal, Horacio Serpa.

Para poder ser reelegido, algo no contemplado en la Constitución del país, promovió una reforma de la Carta Magna.