El sello suizo empresarial

Ya son más de 50 las empresas suizas  en Colombia y 80 las afiliadas a la Cámara de Comercio Colombo-Suiza. Compañías  altamente reconocidas en el orden mundial tienen producción en Colombia y se espera que con la firma del TLC esta cifra aumente.

La privilegiada ubicación geográfica de Colombia, junto con un marco legal que brinda garantías empresariales, además de un mercado amplio de consumidores han sido y serán suficientes motivos para que inversionistas y empresarios suizos lleguen a esta zona de Suramérica. La creación de la Cámara de Comercio Colombo-Suiza (CCCS), en 1974, como un gremio económico representativo del país helvético, es la muestra del interés que existe por parte de las dos naciones de ampliar su horizonte comercial.

Silvia Gutiérrez Díaz, directora ejecutiva de la CCCS, dice que la principal función de esta organización es servir de puente entre los dos países en todo lo que tiene que ver con las relaciones comerciales, y aclara: “No sólo afiliamos a empresas suizas con presencia en Colombia, sino las colombianas que tienen algún vínculo con Suiza, por ejemplo, compañías con representación de productos suizos”.

Asimismo, mantener a la comunidad económica suiza unida e ir mostrando una mejor visión de Colombia en el país helvético son los campos de trabajo en los que se ocupa la Cámara. “Hacemos estudio de mercados, damos información comercial para que la gente que requiere importar o exportar tenga los elementos necesarios para poder hacer las gestiones o abrir un negocio en cualquiera de los dos países”.

La presencia suiza en Colombia

Multinacionales farmacéuticas, importadoras de relojes, consultoras, cementeras, productoras de químicos para diferentes sectores y pertenecientes a la industria de alimentos, son algunas de las que ya han puesto sus fábricas en Colombia, logrando posicionarse dentro de las más reconocidas. Y no sólo aquí, pues en el mundo los nombres de empresas suizas ya forman parte del gran espectro empresarial.

A Colombia todas llegaron el siglo pasado. Una de las primeras fue Disuiza, que en 1914, como dice su gerente, Samuel Glauser, vino a representar y comercializar las más prestigiosas marcas de la industria relojera suiza. Hoy, casi un siglo después, el país ocupa un espacio proporcionalmente pequeño, “pero con un gran potencial de crecimiento y desarrollo”, concluye su líder.

Después hizo presencia la gigante de alimentos Nestlé, que en 1930 estableció su primer distribuidor en Colombia y en los años 40 construyó una fábrica en Bugalagrande. 79 años después, Felipe Silva, su presidente en Colombia, dice que sus 27 marcas y las 962 presentaciones de los productos están presentes en dos de cada tres tiendas del territorio nacional y al menos un producto de Nestlé se encuentra en el 99% de los hogares colombianos.

Esta compañía cuenta con 2.297 colaboradores directos y 1.623 indirectos en todo el país y contribuye a la economía de más de 7.500 proveedores activos, donde el 50% de ellos son microproductores.

Por su parte, Holcim como inversionista extranjero, accionista de Holcim (Colombia) S. A., arribó hace 40 años, gracias a que en palabras de Moisés Pérez Yunes, CEO de la compañía, “es un país que ofrece estabilidad y garantías jurídicas, donde existe un mercado muy interesante en lo relativo a nuestra industria y el potencial de desarrollo en materia de consumo en el sector de la construcción es inmenso”.


Holcim recientemente inició un plan de expansión de su capacidad productiva de cemento, incrementando la misma en 50%, con el fin de atender las necesidades del mercado durante los próximos años. La inversión en este proyecto representa más de US$100 millones y entrará en operación a finales del presente año.

Roche, uno de los laboratorios farmacéuticos más reconocidos del mundo, ya lleva 52 años en Colombia y llegó con el gran propósito de que los colombianos tuvieran a su disposición tecnología de punta para el tratamiento de enfermedades complejas como el cáncer y el sida. Rolf Hoenger, gerente general de la multinacional en Colombia, cuenta: “Hace pocos días recibimos la visita de líderes de Latinoamérica y expresaron su agradecimiento al país por permitir apoyar el Sistema de Salud y ratificaron que varias experiencias exitosas en el país están siendo replicadas en otros de la región”. .

El otro gran laboratorio suizo, Novartis, con sede en Basilea, decidió ingresar al mercado colombiano en 1996 debido a que como manifiestan sus líderes, aquí hay un buen clima de negocios que fomenta la participación del capital privado y hay estímulos a la inversión extranjera. En estos momentos el país es el cuarto mercado en ventas en Latinoamérica.

La importante productora de químicos para la construcción Sika, que abrió su producción en Colombia hacia 1951 y que hoy, 58 años después, según Ernesto Mayorga, gerente general, se convirtió en el país número uno en ventas en Latinoamérica, sigue fortaleciendo su liderazgo y acaba de anunciar la apertura de una nueva planta, como parte de su proceso de innovación y expansión, con una inversión de $29.000 millones.

La cuota de consultorías en ingeniería la pone Pöyry Infra, que llegó hace 20 años al país con el nombre de Electrowatt, y ya se ha encargado de la supervisión y auditoría de proyectos como las fases II y III de Transmilenio, la concesión de Bogotá-Mosquera y hoy tiene dentro de sus planes el sistema ferroviario central y el del Atlántico, además de la Ruta del Sol (doble calzada hacia la costa). Su sucursal en Colombia, según afirma Máximo Fernández, director comercial, es ahora el centro de competencias en carreteras para Latinoamérica.

Clariant, empresa del sector químico, que desde 1994 opera en Colombia con este nombre, es una de las multinacionales helvéticas que ha invertido sostenidamente en el país. Y así lo deja claro su gerente de Logística y Recursos Humanos, Daniel Pachón, al mencionar que el año pasado se consolidó la construcción de una nueva planta y la compra de dos compañías, con lo que esperan seguir su crecimiento hacia espacios económicos como hidrocarburos y minería, con el fin de afianzar más su posición en Suramérica.

Temas relacionados