Gloria Inés Ramírez califica de "montaje" investigación que se le seguía

La senadora del Polo Democrático no será indagada por sus presuntos vínculos con las Farc.

"En el día de hoy (miércoles), en compañía de mi apoderado, el doctor Jorge Arenas, me notifiqué del Auto Inhibitorio proferido por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para resolver la solicitud de investigación hecha por la Fiscalía General de la Nación por supuestos vínculos míos con las Farc. En la parte resolutiva la Corte decide “Inhibirse de abrir investigación por cuanto la conducta imputada no ha existido”".

De acuerdo con la congresista, la decisión del alto tribunal "seguramente erizará de rabia a los que hicieron el montaje del proceso, pero que nos reconforta a  todos lo demócratas del país que siempre confiamos en que en la Corte Suprema de Justicia se impondría la verdad sobre las maquinaciones gubernamentales y que nuestra inocencia sería reconocida".

La senadora del Polo Democrático dijo que hay una persecución a la oposición, especialmente a su colectividad.

Este es el comunicado de la congresista: 

En el día de hoy, en compañía de mi apoderado, el doctor Jorge Arenas, me notifiqué del Auto Inhibitorio proferido por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para resolver la solicitud de investigación hecha por la Fiscalía General de la Nación por supuestos vínculos míos con las FARC. En la parte resolutiva la Corte decide “Inhibirse de abrir investigación por cuanto la conducta imputada no ha existido” (las negrillas son del original).

Se trata de una decisión que seguramente erizará de rabia a los que hicieron el montaje del proceso, pero que nos reconforta a  todos lo demócratas del país que siempre confiamos en que en la Corte Suprema de Justicia se impondría la verdad sobre las maquinaciones gubernamentales y que nuestra inocencia sería reconocida.

Desde el comienzo mismo del proceso denunciamos la manera arbitraria como nuestro nombre había sido seleccionado entre los centenares de personas que aparecen en los supuestos computadores de “Raúl Reyes” con el claro fin de perseguir a la oposición, afirmamos nuestra total inocencia y expresamos nuestra confianza en la Corte Suprema de Justicia.

Las reiteradas sindicaciones del Presidente de la República contra la oposición y, particularmente contra el Polo Democrático Alternativo, las declaraciones de los entonces ministros de Agricultura, Andrés Felipe Arias, y de Defensa, Juan Manuel Santos, que nos condenaban por anticipado, los improperios de algunos columnistas de presa serviles al régimen y toda la campaña de infamias urdida por quienes pretenden ocultar su responsabilidad en la “parapolítica” fabricando la llamada “farcpolítica”, han sido lanzadas a donde deben estar: el basurero de la historia.

Este hecho pone de manifiesto cómo es de importante para el país que se garantice la plena autonomía de la justicia, de manera que sea prenda de garantía para los ciudadanos, y nos convoca a continuar la lucha contra las pretensiones del régimen uribista de copar los distintos poderes del Estado para ponerlos al servicio de sus oscuros intereses.

Tenemos la certeza de que la Senadora Piedad Córdoba y el Representante a la Cámara Wilson Borja, víctimas de similares montajes, también demostrarán su inocencia, y que los procesos que cursan en la Fiscalía General de la Nación contra el periodista Carlos Lozano y otras personalidades democráticas y de izquierda, terminarán derrumbándose por su incuestionable inocencia de los hechos que se les imputan.

Nos resta esperar que la Procuraduría General de la Nación obre en consecuencia y archive los procesos disciplinarios abiertos contra mi, contra los senadores Piedad Córdoba y Jorge Enrique Robledo, contra el Representante Wilson Borja y contra el Concejal de Bogotá, Jaime Caicedo Turriago, porque el único “delito” que han cometido es el de hacerle oposición a un régimen que cada día demuestra con mayores evidencias que es una vergüenza para país.

En vista de los graves perjuicios que me han ocasionado estas falsas imputaciones, interpondré las acciones legales del caso para pedir el resarcimiento de los daños morales y materiales.

Muchas gracias al Partido Comunista Colombiano, al Polo Democrático Alternativo y a las demás organizaciones políticas y sociales, tanto nacionales como internacionales, lo mismo que a los demócratas de nuestro país que siempre nos acompañaron con su respaldo. Este no es un triunfo personal sino una victoria de la democracia colombiana que en medio de las acechanzas de la ultraderecha es capaz de luchar y vencer.