Soneto

De William Shakespeare, con la traducción de William Ospina.

Como las olas buscan la playa pedregosa,
Así nuestros minutos a su fin van corriendo,
Declinan, se suceden, y ninguno reposa.
Todos escalonados y todos contendiendo.

Ya en medio de la luz, aquello que ha nacido
Sube a su madurez, para ser coronado,
Y a ver su ardor glorioso de eclipses combatido,
Porque el tiempo, antes pródigo, destruye lo que ha dado.

El tiempo transfigura los manojos recientes,
Y traza paralelas en las frentes hermosas,
Se nutre del milagro de las eternas fuentes,

Y para sus guadaña crecen todas las cosas.
Pero en hondas edades irá en mis versos fieles
Tu gracia, que no pueden ajar sus manos crueles.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fidel Castro el día de su cumpleaños 70

Una botella en la maleta