Michael Jackson sigue sin encontrar su descanso eterno

Tres semanas después de practicar autopsias, autoridades informaron que posiblemente no se conocerá la causa real de su muerte.

Tres semanas después de la muerte de Michael Jackson, el ‘Rey del Pop' sigue sin encontrar su descanso eterno, mientras se mantienen las incógnitas entorno a lo que realmente pasó la mañana del 25 de junio en su residencia alquilada de Carolwood Drive.

Tras practicarle una primera autopsia que no arrojó resultados definitivos, el forense encargado, el doctor Lakshmanan Sathyavagiswaran, requirió más análisis toxicológicos para esclarecer los hechos, cuando ya por entonces la familia del artista especulaba con una gran dosis de morfina como causa de la muerte.

Este jueves portavoces de la oficina del juez de instrucción dijeron que los resultados de esas pruebas podrían tardar al menos dos semanas más en darse a conocer.

"Querrán asegurarse de que no están pasando por alto ningún resto adicional de fármacos que puedan estar en su sistema pero que son más difíciles de detectar", dijo el forense Joshua Perper, quien realizó la autopsia de Anna Nicole Smith, en declaraciones a medios estadounidenses.

"Pueden estar haciendo más pruebas de las que pensaron inicialmente que serían necesarias, porque puede que la cantidad de restos de fármacos encontrados hasta ahora no sean suficientes para explicar la muerte", añadió Perper, que no guarda relación alguna con el caso.

El anuncio del jueves llega en un momento en el que se especula con que la muerte de Jackson esté siendo tratada actualmente por la policía de Los Angeles como un homicidio, según el portal TMZ.com, el primer medio que informó sobre la muerte del cantante.

Eso a pesar de que Craig Harvey, de la oficina del juez de instrucción, dijera a los medios el pasado 26 de junio que en aquella autopsia no se detectaron "indicios criminales o signos de violencia física en el cuerpo del cantante".

TMZ.com citó fuentes policiales no identificadas para afirmar que el Propofol, un potente anestésico generalmente usado en intervenciones quirúrgicas y hallado en el número 100 de Carolwood Drive, fue la causa principal de lo ocurrido a Jackson, y que las sospechas recaían sobre el médico personal del cantante, Conrad Murray, por un posible mal uso de ese anestésico.
Uno de los más graves efectos secundarios del Propofol -un fármaco sólo disponible para personal médico y administrado por vía intravenosa- es que puede provocar un paro cardiaco si se suministra en combinación con ciertos analgésicos, aunque podría llegar a causarlo por sí solo en caso de que la dosis fuera exagerada.

Perper comparó este caso con el de Anna Nicole Smith, la popular ex modelo de Playboy, cuya primera autopsia no reveló en principio restos de hidrato de cloral, un sedante que fue posteriormente hallado en un segundo análisis específico, tras una entrevista con uno de sus médicos personales.

"En el caso de Jackson los resultados hasta ahora no deben haber dado con la causa de la muerte, y por eso están aumentando el número de análisis", dijo Perper, quien aseguró que los resultados de estas pruebas no suelen tardar tanto.

Sin embargo, a pesar de todo este trajín y una vez que tanto la familia -de forma privada- como el mundo entero -a través del multitudinario homenaje en el pabellón de Los Angeles Lakers- se han despedido ya del ‘Rey del Pop', es posible que nunca se sepa realmente la causa exacta de la muerte del artista, tal y como aseguró Harvey.

"En un pequeño porcentaje de casos, no encontramos la causa de la muerte tras la autopsia", manifestó. "Pero tendremos algo que anunciar al final, incluso si no encontramos nada", añadió.

Mientras tanto todo apunta a que el cuerpo de Jackson sigue reposando -no está confirmado de forma oficial- donde tuvo lugar su funeral privado, en el cementerio de Forest Lawn de las colinas de Hollywood, a falta de conocer el lugar donde yacerá definitivamente.