Otan advierte que retirarse de Afganistán dejaría campo libre a Al Qaeda

“Fracasar en el país asiático es permitir que el terrorismo cumpla con sus objetivos globales”.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, dijo en Londres que la coalición internacional no debe abandonar su campaña en Afganistán por costosa que sea, ya que hacerlo significaría dejar “campo libre” a Al Qaeda.

En un discurso en el centro de estudios londinense de Chatham House tras reunirse con el primer ministro británico, Gordon Brown, De Hoop subrayó que fracasar en el país asiático dejaría la puerta abierta para que la organización terrorista llevara a cabo sus objetivos terroristas globales.

El ex ministro de Asuntos Exteriores holandés, que la semana próxima deja el cargo al frente de la OTAN después de cinco años, reconoció que este mes ha sido “trágico” para Gran Bretaña, con la muerte en pocos días de 17 soldados, hasta un total de 186 desde el comienzo de las operaciones en el 2001.

Sin embargo, recordó que el Reino Unido no está sólo en Afganistán, sino que es parte de un equipo internacional que lucha contra los talibanes en el sur del país, en el que se han producido ya muchas otras bajas.

“Si uno lee la prensa nacional, estaría perdonado por pensar que vuestras fuerzas están luchando solas en Afganistán, pero no lo están. Son parte de un equipo”, afirmó el secretario general de la OTAN, en declaraciones recogidas por la agencia local PA.

“Catorce naciones están combatiendo en el sur de Afganistán, junto con sus colegas británicos y las fuerzas afganas -prosiguió-. Cientos de soldados de la OTAN de otros países han perdido también sus vidas, lo que es triste, pero la medida de un sacrificio compartido”.
 
De Hoop aprobó que hubiera debate, como lo hay en el Reino Unido, sobre el equipamiento y los recursos de las fuerzas destinadas al país asiático, pero subrayó que no debería cuestionarse la “necesidad o legitimidad” de la misión.

“Si abandonáramos, Afganistán caería en manos de los talibanes, con efectos catastróficos para la gente de allí, las mujeres en particular”, argumentó.

“Afganistán sufriría las consecuencias, con todo lo que ello implica para la seguridad internacional. El extremismo se extendería por el centro de Asia. Al Qaeda tendría de nuevo campo libre, y sus ambiciones terroristas son globales”, añadió.

“Esto no es una conjetura. Es un hecho. Los que argumentan otra cosa, que es posible defenderse del terrorismo desde casa, están enterrando la cabeza en la arena”, subrayó.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias