Contraloría Distrital pide a concejales pruebas por denuncias de 'cartel de contratistas'

El contralor Miguel Moralesrussi exigió a los quíntuples la información que tengan en su poder.

Hace un mes y medio los denominados quíntuples de Bogotá, los concejales Antonio Sanguino, Javier Lastra, Carlos Vicente de Roux, Carlos Galán y Ángela Benedetti, denunciaron que la baja popularidad del alcalde Samuel Moreno se debía a un “cartel de contratistas” que gira en torno a la Administración Distrital.

Los cabildantes distritales dijeron al respecto que "las secretarías parecen más ruedas sueltas que partes de un esquema de gobierno" y que la relación con el Concejo "ha girado alrededor de repartición de cuotas a quienes más presionen" y manifiestan que en materia de contratación "no podría haber más rumores sobre la presencia de una suerte de cartel que todo lo controla y todo lo decide".

Al respecto, el contralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi, les solicitó a los concejales remitir la información que tengan en su poder sobre esas denuncias.

El jefe del Organismo de Control hace este requerimiento “con el fin de determinar las eventuales responsabilidades de orden fiscal que de allí pudieren derivarse y dar traslado a los entes correspondientes en caso de vislumbrarse conductas trasgresoras de las normas administrativas, disciplinarias o penales”.

Teniendo en cuenta que las denuncias provienen de los concejales de la ciudad, “que bajo los principios de la democracia representan el colectivo social y que ellas incluyen situaciones como la presencia de carteles de contratistas y retraso en el cumplimiento de las propuestas, para la Contraloría de Bogotá es indispensable conocer la totalidad de los datos que fundamentan estas afirmaciones”, precisó el Contralor.
  
Para Moralesrussi, apreciaciones atribuibles a los honorables concejales como “… las secretarías parecen más ruedas sueltas que partes de un esquema de gobierno (…) la relación con el Concejo ha girado alrededor de repartición de cuotas a quienes más presionen (…) no podía haber más rumores sobre la presencia de una suerte de cartel que todo lo controla y todo lo decide”, no podían pasar desapercibidas, máxime cuando provienen de servidores públicos con tal investidura.