Al menos 46 muertos por enfrentamientos en Somalia

Las autoridades reforzaron la seguridad en Mogadiscio.

Enfrentamientos en el centro de Somalia y la capital dejaron al menos 46 muertos en los últimos días, dijeron el jueves funcionarios y grupos de paz, mientras que el recientemente nombrado ministro de seguridad pidió reforzar las dependencias internas de vigilancia.  

En tanto, la Unión Africana (UA) dijo que está investigando la misteriosa enfermedad que causó el fallecimiento de tres soldados nacidos en Burundi y que se desempeñaban en Somalia. Otros 18 efectivos estaban hospitalizados en Kenia con los mismos síntomas, dijo un funcionario de la UA.  

Ni los insurgentes ni el Gobierno interino y sus aliados lograron imponerse en los esporádicos enfrentamientos en el centro de Somalia y en la capital, Mogadiscio.   La insurgencia que lucha desde hace dos años con el Gobierno de Somalia respaldado por Occidente ha dejado unos 18.000 muertos y cientos de miles de desplazados en un país que no tiene un Gobierno central desde 1991.  

El Gobierno está confinado en unas pocas cuadras de la capital del país y no es reconocido por algunos grupos rebeldes. En las localidades de Wabho y Mahas, en el centro del país, los enfrentamientos entre los militantes de Al Shabaab y el grupo islámico moderado Ahlu Sunna Waljamaca dejaron al menos 31 muertos desde el miércoles, de acuerdo a una organización local, que agregó que los choques dejaron 63 heridos.  

Grupos de seguridad occidentales ven a Al Shabaab como el representante de Al Qaeda en el Cuerno de África. Esta agrupación controla importantes franjas del sur y el centro del país.   En tanto, al menos 15 personas murieron y 53 resultaron heridas en fuertes choques ocurridos a última hora del miércoles en tres distritos de Mogadiscio, de acuerdo a reportes de servicios médicos locales.  

En esta zona se pactó una tregua hasta última hora del jueves.   En tanto, el gabinete de Gobierno informó el jueves que nombró a Abdullahi Mohamed Ali como ministro de seguridad en reemplazo del funcionario que ocupó el cargo hasta hace un mes, cuando murió en un ataque suicida con bomba de rebeldes islámicos.  

“La primera prioridad es la construcción de fuerzas somalíes y de seguridad nacional fuertes”, dijo Ali a Reuters por teléfono.   Las naciones occidentales temen que Al Shabaab y rebeldes extranjeros que luchan bajo su mando tomen el control total de Somalia y eso salpique en una desestabilización de países vecinos y el entrenamiento de militantes para lanzar ataques en otros lugares.

Temas relacionados