Micheletti pide a Zelaya que desista de su "pretensión de provocar violencia"

Así mismo, reitera que hay una orden de arresto contra Zelaya y que está acusado "de al menos 15 delitos.

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, pidió al depuesto mandatario Manuel Zeleya que desista de su intención de regresar al país, un acto que calificó de "provocación" y de "pretensión de provocar violencia".

"Yo le hago un llamado para que evite esa provocación y desista de su pretensión de provocar violencia", dice Micheletti en una entrevista que publica el diario chileno "La Tercera".

Zelaya, tras dar por fracasada la gestión mediadora del presidente de Csta Rica, Óscar Arias, llegó anoche a la ciudad nicaragüense de Esteli, en el norte de ese país, con el anunciado propósito de entrar en Honduras, donde sus partidarios se han movilizado para recibirlo.

El mandatario depuesto en un golpe militar el pasado 28 de junio afirma que se desplazará despacio, para aglutinar a muchos seguidores en el trayecto y subraya que viajará "con prudencia, sin armas" porque es "un hombre pacífico".

En sus declaraciones a "La Tercera" , Micheletti reitera que hay una orden de arresto contra Zelaya y que está acusado "de al menos 15 delitos", lo que significa que (si regresa) tiene que ser detenido y puesto a disposición de los tribunales.

Micheletti también descalifica al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que, a su juicio, "no ha tenido a bien informarse de la situación y ha elaborado sus propios informes sin tener en cuenta la verdad" , además de haber "desinformado" a otros países.

Asimismo, insiste en que está dispuesto a renunciar para que haya un Gobierno de unidad nacional "siempre y cuando el ex presidente Zelaya renuncie a su pretensión".

Preguntado por el aislamiento internacional del régimen que encabeza, hasta ahora no reconocido por ningún país, Micheletti asegura: "hemos hablado con algunos gobiernos que prefiero no mencionar y han prometido mantener el apoyo".

Añade, asimismo. que su administración "está analizando" el plan del presidente costarricense Óscar Arias, entregado con ese propósito "a todos los poderes del Estado", pero subraya que el principal punto de ese plan, que es el regreso de Zelaya, "no es posible".

"Sería ilegal y nosotros tenemos que respetar la ley", explica el gobernante de facto, que además invitó a la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, que hace unos días lo exhortó a aceptar el plan de Arias, a enviar "a alguien de su confianza para lo que vea que está sucediendo" en su país.

Agrega que su régimen ha invitado "a gobiernos y organismos de derechos humanos para que vean que aquí no hay presos políticos, muertos, torturados ni censura. Aquí no hay golpe ni dictadura, sólo una sucesión constitucional", concluyó.