Cáncer de colon, una de las enfermedades más tratables si se detecta temprano

El síntoma más frecuente es la inexplicable pérdida de peso.

El cáncer de colon es uno de los tipos de cáncer más frecuentes, sin embargo, si es detectado en sus primeras etapas, es también uno de los más tratables. En los últimos años se han hecho muchos avances científicos y hoy más que nunca los doctores están equipados con las herramientas necesarias para ayudar a sus pacientes a combatir eficazmente esta enfermedad.

Síntomas

El cáncer de colon no siempre presenta síntomas, en particular en sus primeras etapas. Sin embargo en ocasiones se pueden presentar síntomas tales como sangre en o sobre las heces, dolor frecuente o calambres inexplicables en el estomago, cambios en los hábitos de los intestinos, como tener heces más delgadas de lo normal, y la pérdida de peso inexplicable. En caso de presentarse alguno de estos síntomas es importante contactar rápidamente a un médico, estos pueden presentarse por otros motivos distintos al cáncer pero la única forma de conocerlos es por medio de la consulta.

Tumores de Colon

La mayoría de los tumores no producen síntomas y son encontrados incidentalmente durante una endoscopia o rayos-x de los intestinos. Sin embargo algunos pueden producir sangrado, mucosa, alteración en el funcionamiento de los intestinos y en algunos casos atípicos dolor abdominal.

Cirugía para Cáncer de Colon

Por medio de la cirugía se remueve el cáncer y un poco del colon que lo rodea a través de una incisión en el abdomen. En algunas ocasiones los nodos linfáticos cercanos también son removidos. El doctor adicionalmente verifica que el cáncer no se haya expandido hacia el hígado o intestino. Luego se cosen nuevamente las dos partes del colon.

En ocasiones cuando el médico no puede reconectar el colon se hace una nueva abertura, o stoma, con otra salida del abdomen.  Luego se conecta el intestino al stoma donde se adhiere una bolsa para recoger los desechos orgánicos. Este procedimiento se conoce como una colostomía, en la mayoría de los casos esta es temporal.

La investigación y los avances en cirugía han transformado la cirugía para el tratamiento del cáncer de colon en los últimos años. En el pasado los pacientes se sometían  a la cirugía “abierta” para tratar esta enfermedad. Sin embargo hoy en día existe una segunda opción: la cirugía laparoscópica, también conocida como Cirugía de Colon Mínimamente Invasiva.


Cirugía de Colon Abierta

En una cirugía abierta tradicional el doctor hace una incisión de hasta 30 centímetros desde el abdomen superior hasta el inferior para poder ver y remover las partes afectadas. Debido a la naturaleza de este procedimiento los pacientes suelen tener un proceso de sanación que incluye mínimo una semana en el hospital y un periodo de recuperación que demora entre 6 y 8 semanas.

Riesgos y Complicaciones

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, la cirugía abierta y laparoscópica involucran cierto nivel de riesgos. Es por esto que es importante evaluar los beneficios contra las complicaciones.

Las complicaciones son sucesos no planeados como un sangrado excesivo, infección o una reacción a la anestesia. Algunas de estas pueden surgir en cualquier tipo de cirugía.

Pueden surgir infecciones profundas o en la piel. Las infecciones profundas conocidas como peritonitis pueden ocurrir o involucrar a la cavidad abdominal y pueden requerir antibióticos por un periodo prolongado o inclusive cirugía adicional. El sangrado durante o posterior a la cirugía puede hacer necesaria una transfusión de sangre o cirugía adicional. Las cicatrices son siempre una posibilidad.

Los problemas que puede presentar la cirugía de colon son los siguientes: daños al bazo, perforación del estomago y/o los intestinos, heridas a la vesícula urinaria y tubos conectores, heridas en los órganos femeninos incluyendo el útero y los ovarios, dificultades inesperadas que terminen en una colostomía temporal o permanente, hernias en las incisiones, daños o fugas en la pared abdominal que impliquen cirugía adicional.

Es importante discutir los posibles riesgos y complicaciones con el cirujano antes de de la operación.

Otras enfermedades relacionadas

Enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn puede causar síntomas tales como calambres, dolor abdominal, diarrea, fiebre, pérdida de peso, hinchazón, dolor o incontinencia anal, lesiones en la piel, obseso rectal, fisuras y dolor de joint.

El sangrado puede ser grave, persistente y ocasionar anemia. Los niños con enfermedad de Crohn pueden sufrir de desarrollo postergado y crecimiento detenido. También pueden ocurrir deficiencias nutricionales causadas por el consumo de una dieta inadecuada, perdida de proteínas a nivel intestinal o malabsorción.

La enfermedad de Crohn también puede causar llagas o ulceras que abran el área afectada y lleguen hacia los tejidos de alrededor como la vesícula, vagina o piel. Las áreas de alrededor del ano y recto también suelen verse involucradas. Los túneles, llamados fistulas, son una complicación común y en muchas ocasiones se ven afectados. Algunas veces las fistulas pueden ser tratadas con medicina pero en algunos casos pueden requerir cirugía .

Colitis Ulcerativa

Los síntomas pueden incluir sangrado rectal, dolor abdominal, hinchazón, estreñimiento o diarrea, pérdida de peso, fatiga o fiebres. En casos de sangrado extremo también puede ocurrir anemia. Los niños con colitis ulcerative pueden no crecer o desarrollarse de forma adecuada.

Los síntomas de la colitis ulcerativa tienden a ir y venir con periodos intermedios relativamente largos durante los cuales los pacientes pueden no experimentar ningún tipo de dolor. Estos periodos de remisión pueden durar meses o incluso años, sin embargo los síntomas siempre regresan.

Enfermedad Diverticular

La mayoría de las personas con diverticulosis no sufren de molestias o síntomas. No obstante, los síntomas incluyen calambres ligeros, hinchazón y estreñimiento. El síntoma más común de la diverticulitis es el dolor abdominal. Los signos más comunes de esta condición es la tenderness alrededor del lado izquierdo del abdomen inferior. Si la causa es una infección entonces la fiebre, nausea, vomito, chills, calambres y estreñimiento pueden ocurrir. La severidad de los síntomas depende del grado de infección y complicaciones.

Temas relacionados