La salud requiere $6 billones para cumplir sentencia de la Corte

Más de seis millones de colombianos están excluidos del sistema de salud.

El sistema de salud del país enfrenta una exigencia financiera de más seis billones de pesos para aplicar las medidas que ordenó cumplir la Sentencia de la Corte Constitucional, a fin de mejorar la cobertura universal y unificar los regímenes vigentes, estimó la Contraloría General de la República.

En un boletín, Turbay Quintero dijo que la Contraloría ve con preocupación grande el tema de la sentencia, porque si bien la misma está inspirada en buscar una atención igualitaria para la mayor parte de los colombianos, implica unos recursos que no está presupuestados, por lo cual habría un problema de sostenibilidad.

Si bien el Estado está obligado a cumplir la sentencia de la Corte Constitucional, no hay esos seis billones de pesos que se requieren y al no poderse cumplir la sentencia en la forma que ordena la misma, por falta de esos dineros, habría que buscar una forma para que el Estado le dé una gradualidad al cumplimiento de estas obligaciones, sostuvo el Contralor.

"La sentencia puede estar bien intencionada, y yo respeto mucho la decisión de la Corte Constitucional, pero pues no consulta en ningún momento las posibilidades financieras del Estado, para poder cumplir con las obligaciones que contempla", subrayó Turbay Quintero.

El Contralor insistió en que no discute la decisión de la Corte Constitucional, pero es evidente que al ver cómo se va a hacer el cumplimiento de la sentencia y dónde están los recursos requeridos, es claro que hay un bache y una gran diferencia entre los dineros que tiene el Estado para cumplir la sentencia y el monto que realmente se tendría que utilizar.

"Tratando de buena fe de hacer equilibrio en una parte, se puede producir un desequilibrio en otra parte de las finanzas del Estado, concluyó el Contralor.

Deficiencias del Sistema de Salud

El contralor Julio César Turbay Quintero formuló un llamado para propiciar un gran debate nacional, amplio y democrático, con el objeto de definir el nuevo arreglo financiero e institucional de la política pública en salud.

"Hay que buscar un sistema donde, en forma progresiva, gradual y sostenible, se garantice a los colombianos niveles de servicio de salud universales, de calidad, eficientes y equitativos, y adecuados a nuestro nivel de desarrollo", sostuvo el jefe del ente de control.

Turbay Quintero hablo de los problemas estructurales y de diseño de la política pública en salud y dijo que existen deficiencias que inciden sobre la gestión local o se ven reflejadas en la prestación de los servicios.

Tales deficiencias están relacionadas con la universalidad, la equidad, la accesibilidad, la calidad y la sostenibilidad financiera, precisó.

Según el Contralor General, hay problemas por la composición de los afiliados a los regímenes contributivo y subsidiado, no hay equidad en la afiliación, el sistema de salud muestra problemas de sostenibilidad y deficiencias financieras y, aún más, si bien el incremento de los recursos es evidente, no se ha cumplido la universalidad del aseguramiento y la atención, ni el efectivo mejoramiento de la salud de los colombianos.