"A la selección de Argentina no se le dice que no": Maradona

El técnico de la albiceleste volvió a criticar a Riquelme y aseguró estar "deseoso de enfrentar a Brasil".

A la selección argentina de fútbol le queda "un camino largo" para clasificarse al Mundial 2010, dijo su entrenador, Diego Maradona, quien se mostró "deseoso de jugar contra Brasil", el próximo rival de las eliminatorias sudamericanas.

Además, en una entrevista publicada por el diario deportivo Olé, reiteró que si bien Román Riquelme "es convocable" para la selección albiceleste, consideró que su ciclo "está cerrado" desde que el jugador del Boca Juniors renunciara a jugar en el equipo, hace ocho meses, cuando Maradona asumió como entrenador.

"La selección no está clasificada para Sudáfrica. Todavía tenemos un camino largo, hay que luchar. Tenemos grandes jugadores y ahora se tiene que mostrar el temperamento de cada jugador para ir al Mundial", manifestó quien fuera capitán del conjunto argentino.

Las eliminatorias sudamericanas otorgan cuatro plazas directas al Mundial y una repesca. Argentina ocupa el cuarto puesto detrás de Brasil, Chile y Paraguay y en las últimas cuatro jornadas de la competición se enfrentará a Brasil, Paraguay, Perú y Uruguay.

"Yo me la juego con los jugadores. A mí no se me va a caer ni la corona ni voy a perder los goles que hice ni nada por el estilo. Le tengo mucha confianza al equipo y estoy deseoso de jugar contra Brasil", el 5 de septiembre próximo en la ciudad argentina de Rosario, remarcó Maradona.

Al director técnico la situación actual de Argentina no le genera preocupación sino "ansiedad" por "tener que estar tanto tiempo imaginando el partido" con Brasil y no le gusta "que haya que jugar con Rusia" un amistoso previsto para el 12 de agosto en Moscú.

"Tenemos cuatro partidos muy jodidos, pero nosotros les apuntamos a los brasileños. Brasil es el candidato a bajar. Vamos a sufrir, a enfrentar a un equipo que juega bien, que está ligando y que por jugar bien por mucho tiempo tiene Copas del Mundo a rolete. Pero nosotros somos Argentina, no hay que olvidarse de eso", advirtió.

Maradona también volvió a aclarar que el pedido para que el choque con Brasil se realice en el estadio del club Rosario Central y no en el de River Plate de Buenos Aires como en los últimos años fue realizado por los jugadores.

"A mí me da placer porque los jugadores juegan donde quieren, pero no es que nosotros vayamos en contra de River. Ir ahí no te garantiza ganarle a Brasil, vamos a decir la verdad. Pero el aliento que nos puedan dar los rosarinos va a ser totalmente distinto del que sería en River", evaluó.

En otro orden, el entrenador sostuvo que la renuncia de Riquelme a la selección le "hizo entender que no todo es lo que parece, dijo que le "dolió mucho lo que pasó" con el futbolista del Boca y remarcó que "a la selección no se le dice que no".

"Yo tenía un buen trato, no una amistad con él. Si él viene, me dice las causas y tiene razón, me voy yo. Si él me prueba algo, como habla de códigos, juro por Benjamín (su nieto) que renuncio yo", manifestó.

"Acá hay jugadores que dejan todo para venir. Por el amor a la camiseta dejan sus clubes, hacen viajes de quince horas, dejan a su familia. Eso hay que respetarlo. Los que están tienen el derecho a seguir estando. Los que no quisieron estar, tienen que quedarse en su casa", concluyó.