Venezuela estaba advertida sobre armamento sueco en poder de las Farc

El Gobierno Colombiano aclaró que ya se había enviado información oficial al vecino país.

En un comunicado la Presidencia de la República reiteró que a través de la Cancillería se ha manejado, de forma discreta y diplomática, la información referente a la compra de lanzacohetes por parte de las Farc, sin recibir aún respuesta alguna por parte del gobierno de Hugo Chávez.

"El Gobierno de Colombia entregó de manera prudente y discreta con el propósito de obtener una aclaración por parte de Venezuela. Pero a la fecha no se ha dado respuesta alguna, no obstante a nuestra reiterada y permanente disposición de diálogo", cita el pronunciamiento de la Presidencia de la República.

Así mismo, el Gobierno manifestó que desde el pasado 2 de junio, el Canciller, Jaime Bermúdez, entregó al Canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una reunión reservada, en San Pedro de Sula (Honduras), un documento en el cual se evidencia la posesión de esos lanzacohetes por narcoterroristas de las Farc, los cuales hacían parte del lote vendido por el Gobierno de Suecia al Gobierno de Venezuela en 1988.

"En la misma reunión, el 2 de junio, en San Pedro de Sula, el Canciller Bermúdez entregó también información documental, en la cual dos cabecillas de ese grupo terrorista de las Farc mencionan la colaboración por parte de tres altos funcionarios del Gobierno venezolano en la entrega de lanzacohetes de características similares a los que posteriormente fueron incautados por la Fuerza Pública colombiana en La Macarena".

Por su parte, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza lamentó la decisión del presidente venezolano, Hugo Chávez, de congelar las relaciones con Colombia e hizo un llamado a ambos gobiernos para que establezcan un diálogo.

"Éstas son medidas que afectarían mucha gente, espero que esos planteamientos del gobierno venezolano no se ejecuten, considero que el camino indicado es el diálogo", puntualizó Insulza.

El gobierno de Colombia ha recibido fuertes críticas de su similar de Caracas por la negociación de un acuerdo de cooperación con Washington, que permite a militares estadounidenses operar desde bases castrenses en colombianas.

En respuesta, el presidente venezolano Hugo Chávez ordenó "una revisión integral" de las relaciones con Colombia, por considerar la presencia militar estadunidense una amenaza para su país y el resto de la región.

Así mismo, ordenó el retiro de su embajador en Colombia, Gustavo Márquez, y de otros funcionarios diplomáticos, tras acusar de "irresponsable" al presidente, Álvaro Uribe, por acusaciones de desvío de armas.

Por su parte, la situación con Ecuador empeoró tras la difusión de un video sobre supuestos aportes de las Farc a la campaña electoral del presidente ecuatoriano Rafael Correa. Sin embargo, tanto el gobierno de Quito como el grupo guerrillero denunciaron que la grabación era un "montaje" que busca justificar la incursión colombiana a Ecuador, para dar muerte a 'Raúl Reyes', acción que llevó a la ruptura de relaciones en marzo del año anterior.

Finalmente, los empresarios mostraron su preocupación ante los constantes anuncios y medidas adoptadas por los gobiernos venezolano y ecuatoriano en el frente económico y anunciaron una arremetida comercial en el centro del continente.

"Tenemos que seguir haciendo un esfuerzo de buscar mercados, esto no puede ser un tema coyuntural de Venezuela y Ecuador y debe ser un esfuerzo constante. Hay otros mercados, otros socios y hay que seguir adelante" , dijo lacónico el ministro de Comercio Exterior, Luis Guillermo Plata.