Pentágono evalúa acelerar desarrollo de bomba 'destruye-búnker'

El Penetrador de Artillería Masiva es un aparato no nuclear de 30.000 libras de peso que todavía está siendo probado.

El Pentágono quiere acelerar el despliegue de una bomba "destruye-búnker" de gran tamaño en el bombardero estadounidense más avanzado tan pronto como en julio del 2010, informó la Fuerza Aérea el domingo.

El Penetrador de Artillería Masiva (MOP, por sus siglas en inglés), un aparato no nuclear de 30.000 libras de peso, todavía está siendo probado.

Está diseñado para destruir búnkers ubicados a gran profundidad, más allá del alcance de las bombas actuales. Si el Congreso aprueba derivar fondos suficientes al programa, el bombardero B-2 -que no puede ser detectado por radares- de Northrop Grumman Corp "sería capaz de tener la bomba para julio del 2010", dijo Andy Bourland, un portavoz de la Fuerza Aérea.

"La Fuerza Aérea y el Departamento de Defensa están revisando la posibilidad de acelerar el programa", dijo. "Ha habido discusiones con las cuatro comisiones del Congreso con responsabilidades de supervisión. No se ha tomado una decisión final", indicó.

El arma, construida por Boeing Co, tiene 5.300 libras de explosivos y entregaría diez veces más poder explosivo que su predecesor, el BLU-109, según la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa del Pentágono. Boeing, el segundo proveedor del Pentágono, podría ser contratado en menos de 72 horas para construir los primeros modelos de producción de MOP si el Congreso lo aprueba, dijo Bourland.

La Agencia de Reducción de Amenazas está trabajando en conjunto con la Fuerza Aérea para pasar al programa desde la "demostración tecnológica" a su adquisición, dijo Betsy Freeman, portavoz de la agencia. Tanto el Comando Pacífico estadounidense, que dirige los planes militares para Corea del Norte, y el Comando Central, que se prepara para contingencias con Irán, parecen estar apoyando la solicitud de aceleración, dijo Kenneth Katzman, experto en Irán en el Servicio de Investigación del Congreso, el brazo investigativo del Congreso.

"Es muy posible que el Pentágono quiera enviar una señal a varios países, en particular a Irán y Corea del Norte, de que Estados Unidos está desarrollando una opción militar viable contra sus programas nucleares", dijo Katzman. Se sospecha que las dependencias nucleares de Irán y Corea del Norte están ubicadas bajo tierra para evitar la detección y para aumentar las posibilidades de sobrevivir a un ataque.

Temas relacionados