Sobrepeso de desechos ocasionó un derrumbe en el relleno Doña Juana

El desplome se presentó el pasado viernes en la madrugada.

La denuncia del derrumbe en la zona VIII del relleno sanitario la presentó el concejal Fernando López, quien dijo que el hecho se presentó por “una sobrecarga de peso que no soportó los diseños inicialmente aprobados”.

Según el Cabildante, esas sobrecargas se venían denunciando desde 2004; “la disposición poco técnica de los residuos sólidos en el Relleno Doña Juana iba a producir un derrumbe como el que se presentó en la madrugada del pasado viernes”.

López enfatizó en que algo está fallando y “tanto el operador como la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) no pueden seguirle restando importancia a las innumerables fallas técnicas que se han presentado en el manejo de Doña Juana”.

De acuerdo con el informe de la UAESP “se presentó un movimiento de tierra en dirección longitudinal del Dique sur ubicado en la zona VIII del Relleno Sanitario Doña Juana. La falla, de tipo rotacional, afecta una longitud aproximada de 80 metros y presenta hundimientos de 5 metros en la cresta y levantamientos cercanos a los 3 metros”.

El concejal solicitó a la UAESP y a los órganos de control adelantar las investigaciones correspondientes sobre lo sucedido y presentar a la ciudadanía los resultados de las mismas, teniendo en cuenta que está en juego un nuevo proceso licitatorio para la operación del relleno.

Proceso de licitación

Con respecto al proceso de licitación, la UAESP ha informado que se cuenta con un presupuesto  de 169.000 millones de pesos y una vigencia de siete años. La firma contratista, es decir el nuevo operador del relleno, se conocería en octubre.

La licitación se realizará a través de un proceso único contractual, con un solo operador y una sola interventorìa. Actualmente, los desechos y líquidos en descomposición se manejan con dos operadores.

"Para la Uaesp es óptimo entrar a manejar los dos procesos en un solo contrato, debido a que podemos otorgarle esta concesión a un operador que cobrará solamente por la tonelada de residuo sólido y nos entregará adecuadamente el líquido producto del líquido en descomposición", asegura Victoria Eugenia Virviescas Calvete, directora de la UAESP.

Las empresas interesadas deberán incluir dentro de sus propuestas planes de aprovechamiento de basuras y reciclaje.

El nuevo concesionario comenzará a operar a partir de octubre de 2009 y asumirá el tratamiento de lixiviados en abril de 2010.

Entre septiembre y octubre próximo habrá un empalme para el manejo de residuos sólidos y mientras esto sucede STL S.A., actual concesionario para el tratamiento de lixiviados, tendrá el tiempo suficiente para que implemente un ‘plan de choque' y evacúe los 83.000 metros cúbicos de líquido almacenado en los pondajes del relleno.

Esta unificación tiene un costo de $200 mil millones de pesos; pero la idea es que con esta medida se reduzcan las tarifas de aseo puesto que ya no se tendría que pagar por aparte la disposición final y el tratamiento de líquidos.

Actualmente, los consorcios encargados del relleno sanitario son Proactiva, encargado de la disposición final de basuras y STL S.A maneja el tratamiento de líquidos.

Este último, tiene plazo hasta abril de 2010 para depurar 88 mil metro cúbicos de líquidos que se encuentran en descomposición; este proceso tiene un costo de 6 mil millones de pesos.

La acumulación de estos líquidos se debe a que la (UAESP) tomó la decisión de arrojar los mismos en un tanque que se utilizaba únicamente para la disposición final de basuras; por lo tanto, la mezcla de estos residuos hacen que los olores en el relleno sanitario se agraven cada día más.

Esta medida fue tomada debido a la fuerte temporada invernal que ocasionó fuertes lluvias en especial en el mes de febrero y los tanques en donde se arrojaban dichos líquidos rebosaron su capacidad