‘Don Diego’ negocia acuerdo con la justicia estadounidense

Este capo colombiano es acusado de ser responsable de cerca del 70 por ciento del tráfico de cocaína hacia ese país y Europa.

Diego Montoya, ‘Don Diego', presunto jefe del cartel del Norte del Valle, negocia un acuerdo con las autoridades estadounidenses, que le acusan de ser responsable de cerca del 70 por ciento del tráfico de cocaína hacia este país y Europa.

"Esos asuntos están en discusión", dijo el abogado Bill Clay al ser preguntado acerca de si su cliente busca un arreglo tras ser acusado de catorce cargos, incluyendo tráfico de drogas, lavado de dinero y conspiración con represalias contra uno o varios testigos a través del asesinato.

Clay hizo estas declaraciones después de que Montoya, alias "Don Diego" , que fue aprehendido en su país en 2007 y extraditado a EE.UU. en 2008, acudiese a una breve vista en un tribunal de Miami con el uniforme beige de prisionero, medias verdes y cadenas en los tobillos.

La audiencia que "Don Diego" tenía fijada para hoy con la jueza Cecilia Altonaga fue aplazada de nuevo para el próximo martes debido a que otro caso en su contra en un tribunal de Washington fue trasladado a Miami y la magistrada recibió los documentos el lunes por la tarde, dijo Clay.

El abogado explicó que la juez manejará ambos casos porque las seis acusaciones que afrontaba su cliente en la capital estadounidense son similares a los cargos de Miami y los fundamentales son conspiración para tráfico de drogas, lavado de dinero y conspiración con represalias contra uno o varios testigos a través del asesinato.

"Don Diego" era el jefe del cartel del Norte del Valle, que logró superar en poderío al de Cali, en la misma región del suroeste colombiano, según las autoridades colombianas.

El presunto narcotraficante estuvo en la lista de los diez prófugos de la justicia más buscados del mundo y se llegó a ofrecer por él una recompensa de cinco millones de dólares.

Un hermano de "Don Diego" , Eugenio Montoya, logró un acuerdo con la Fiscalía Federal y se declaró culpable en enero pasado de conspiración en tráfico de drogas y obstrucción a la justicia.

En 2005 otro hermano de Eugenio y Diego, Juan Carlos, y su primo Carlos Felipe Toro Sánchez fueron extraditados a Estados Unidos para afrontar cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero.

Ambos se declararon culpables de conspirar para ingresar cocaína al país. Juan Carlos Montoya fue sentenciado a 21 años de cárcel, y Toro a 19 años.