Sin darse cuenta, el Congreso acabó con el ‘pupitrazo’

De ahora en adelante todas las votaciones deben ser nominales y públicas.

Sin saber lo que significaba, en la reforma política que entró en vigencia el pasado 20 de Julio y que se aprobó en la anterior legislatura, el mismo Congreso acabó con la estrategia conocida como 'el pupitrazo'.

Esa figura, que era utilizada para agilizar la aprobación de los proyectos y de las votaciones, ya no existirá más.

"El artículo 5 de la reforma política obliga al voto nominal y público. Esto quiere decir que habrá que llamar a lista cada vez que se vaya a votar cada algún proyecto de ley, màs las proposiciones y el orden del día", reconoció el presidente del Congreso, Javier Cáceres.

Según él, "el pupitrazo pasó a mejor vida", y la verificación del quórum que tanto pedía la oposición para levantar las plenarias ya no se verá más.

"Es indudable que van a ser mucho más lentos todos los procesos porque son 102 senadores los que hay que llamar y saber cuál es su voto y totalizar la votación", manifestó el Legislador.

 

últimas noticias