Condenan a muerte a tres personas por atentado en Bombay de 2003

Una pareja india y su cómplice pagarán la pena máxima por la tragedia que dejó 54 personas muertas y a más de 200 heridas.

Un tribunal antiterrorista de Bombay sentenció el jueves a muerte a tres condenados por el atentado múltiple registrado en agosto de 2003 en la capital financiera de la India, en el que 54 personas perdieron la vida y más de 200 resultaron heridas.

Un matrimonio indio y su cómplice fueron sentenciados a la pena máxima tras ser hallados culpables de estar implicados en la explosión de artefactos colocados en dos puntos distintos de Bombay, informaron las agencias indias.

El juez M.R. Puranik había declarado a Ashrat Shafique Ansari, de 32 años, Mohamed Hanif Sayed, de 46, y su esposa, Fahimida Sayed (43) , culpables de conspiración y asesinato el pasado día 27, fecha en la que el caso quedó visto para sentencia.

Los acusados han sido juzgados bajo la ley antiterrorista (POTA, siglas en inglés) y las leyes de explosivos y de daños a la propiedad pública..


El fiscal del caso, Ujwal Nikam, se felicitó por el fallo, que llega tras un proceso judicial que se ha prolongado durante seis años.

"Estamos felices de que los tres obtengan la pena de muerte. Es un mensaje para los que abracen el terrorismo de que la ley no les perdonará si cometen ese tipo de actos bárbaros", dijo Nikam a las puertas de la corte especial antiterrorista que les ha juzgado.

El fiscal sostuvo que los condenados pertenecen a la organización cachemir Lashkar-e-Toiba (LeT) , que tiene base en Pakistán y a la que la India ha señalado como responsable de muchos de los atentados registrados en su territorio, como el que golpeó a la misma ciudad el pasado mes de noviembre.

"Ésta es una sentencia importante. Por culpa de estos 'demonios' 54 personas perdieron sus vidas y otras 244 sufrieron heridas", declaró el fiscal.

Sin embargo, los abogados defensores consideraron que la decisión del juez no se apoya en pruebas concluyentes y anunciaron que la recurrirán ante el Tribunal Superior de Bombay.

"Ésta es una sentencia sin sentido y sin fundamento. No hay ninguna prueba contra mi cliente para declararlo culpable", dijo el abogado de Ansari, S. Kunjuraman, tras conocer el fallo, según la agencia IANS.

El letrado Wahab Khan, que representa a Mohamed Sayed, dijo que su defendido no tenía "rencores personales" hacia ninguna de las víctimas sino que actuó cegado por el "adoctrinamiento" , argumento que en su opinión elimina los agravantes que la legislación india requiere para aplicar la pena de muerte.

Los convictos escucharon la decisión del magistrado en silencio, aunque Fahimida se derrumbó a la salida de las dependencias judiciales, según la agencia PTI.

Junto a los tres sentenciados hoy, otras dos personas habían sido acusadas en relación con el atentado pero fueron absueltas.

El 25 de agosto de 2003, 54 personas murieron por la explosión de artefactos cerca de uno de los monumentos más emblemáticos de Bombay, la Puerta de la India y en el popular mercado de joyas de Zaveri.

Bombay ha sido escenario de grandes atentados en los últimos años, el último de ellos en noviembre de 2008, cuando un comando terrorista lanzó un asalto contra hoteles de lujo, restaurantes, un hospital y un centro de estudios judío que acabó con la vida de 166 personas en tres días.

El único terrorista integrante de ese comando capturado con vida, Mohammed Ajmal Amir, alias Kasab, confesó el pasado 20 de julio su participación en el ataque y pidió ser ahorcado, método de aplicación de la pena de muerte en la India.

Es habitual que los tribunales antiterroristas indios sentencien a muerte a los principales condenados por este tipo de atentados.

Más de 300 personas condenadas a muerte están en prisión en el país asiático, según datos de Amnistía Internacional correspondientes a 2007 difundidos por IANS.

Según esta agencia, al menos otras 70 personas recibieron la pena máxima el año pasado.

Temas relacionados