Imputan nueve delitos a líder 'chavista' que lideró ataque a Globovisión

Lina Ron fue acusada de terrorismo.

La Fiscalía venezolana imputó nueve delitos, entre ellos terrorismo, a la líder pro oficialista Lina Ron por el ataque armado del pasado lunes contra la cadena opositora Globovisión.

Ron, líder del oficialista Unión Patriótica Venezolana (UPV) se entregó a la justicia el pasado martes, horas después de que la Fiscalía pidió su detención por el asalto que supuestamente lideró junto a una treintena de personas contra Globovisión.

En el suceso, al menos el cuarto ataque a la cadena por parte de afectos al Gobierno, resultaron con heridas leves un vigilante de la cadena de noticias y una agente de la Policía Metropolitana.

La Fiscalía imputa a la dirigente del UPV y una de las más radicales seguidoras del presidente venezolano, por la presunta comisión de nueve delitos, entre ellos terrorismo, según la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

Se espera que el jueves se celebre la primera audiencia de su juicio en el Tribunal 18 de Control de Caracas, informó a la agencia estatal el diputado del UPV, Henry Hernández.

Esa audiencia debió celebrarse ayer, pero fue diferida para este miércoles "luego de que se excediera la hora prevista por el Código Orgánico Procesal Penal para llevar a un detenido ante un juez de control", señaló Hernández.

Según versiones de la prensa local, Ron permanece detenida en la sede de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) desde el martes, cuando el propio presidente Hugo Chávez, en un acto militar transmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, informó que se había entregado a la justicia.

El jefe del Estado, que amenaza con retirar la licencia de transmisión a Globovisión por considerar que ejerce el "terrorismo mediático" , dijo el martes que Ron "violó la ley" al cometer un "acto contrarrevolucionario" y por tanto "debe recibir el peso de la ley", igual que el grupo armado que "con ella andaba".

Globovisión enfrenta al menos cinco expedientes administrativos por parte del ente rector de las telecomunicaciones Conatel, dos de los cuales podrían acarrearle la inmediata revocación del permiso de transmisión.

El presidente de la cadena, Guillermo Zuloaga, enfrenta además dos juicios, uno por usura genérica, relacionado con unos negocios de venta de autos que maneja, y otro por daños ambientales, derivado de una colección de animales de caza disecados que posee en una de sus residencias.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La “revolución de la muerte” de Jim Jones

¿Por qué Tijuana no quiere más migrantes?