En entredicho el futuro de los dineros

Aunque es la primera vez que en razón a la infidelidad empresarial de un empleado del sector financiero, al que le pagaban $1,8 millones mensuales y le enviaban botellas de licor para que facilitara la indebida operación, están embolatados US$35 millones.

Tanto la fiduciaria como Ecopetrol han manifestado que en caso de que no se recuperen, el seguro los pagará y de esta manera están garantizadas las reservas de los pensionados de la estatal petrolera. Por su parte, tanto los abogados de la fiduciaria como de la principal sindicada en el caso, avanzan en proceso de negociación para hacer la devolución.

Sin embargo, las personas que se comprometieron a efectuar pagos cercanos a los $10 mil millones el dos de junio y no cumplieron pueden incurrir en los delitos de receptación y enriquecimiento ilícito, como sucedió con el mayor López. El Espectador conoció que algunos superiores del mayor aún no están enterados de esta situación.

Temas relacionados