Obama critica la "hipocresía" de Chávez

El mandatario de EE.UU, no guardó más silencio frente a la andanada de críticas de su homólogo venezolano.

Barack Obama lo pensó un par de segundos, buscaba una palabra. Había dejado a la mitad la respuesta a una pregunta que originalmente no era para él. Finalmente, advirtió: es "hipocresía". Así respondió el presidente estadounidense a las acusaciones contra su Gobierno por una supuesta tibieza en el caso de Honduras.

"Los mismos críticos que dicen que Estados Unidos no ha intervenido lo suficiente en Honduras, son las personas que dicen que nosotros siempre estamos interviniendo y que los yanquis tienen que salir de América Latina. No se pueden tener las dos cosas", dijo Obama. Si "esos críticos piensan que deberíamos repentinamente actuar de una forma que en cualquier otro contexto les pareció mal" entonces "eso indica cierta hipocresía en su enfoque de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina", añadió el presidente, sin dar nombres pero en clara alusión al presidente venezolano, Hugo Chávez, y a la órbita bolivariana, que incluye a Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. "Es paradójica esa postura de algunos", secundó el mandatario mexicano, Felipe Calderón. "Si yo fuera estadounidense estaría harto de esta hipocresía", terció el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

La cumbre de dirigentes de Norteamérica, que se ha celebrado durante dos días en la ciudad mexicana de Guadalajara, se cerró este lunes con el espaldarazo de Estados Unidos, Canadá y México a los esfuerzos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y del presidente de Costa Rica, Óscar Arias, para resolver la crisis de Honduras.

Las dos reuniones trilaterales sostenidas por los mandatarios norteamericanos y sus equipos en el antiguo hospicio de Cabañas, un majestuoso edificio del siglo XIX, culminaron con una conferencia de prensa. Precisamente una pregunta dirigida a Calderón fue la que acabó siendo contestada por Obama. El presidente de México recibió la semana pasada con honores de jefe de Estado a Manuel Zelaya, depuesto de la presidencia hondureña el 28 de junio pasado. Zelaya ha reclamado que Obama puede hacer más para resolver la situación creada en su país. Calderón afirmó que deben fortalecerse las instituciones para no permitir que ningún país se erija en árbitro de las disputas internacionales. "Aunque el presidente de ese país sea Barack Obama", subrayó el mandatario mexicano.

El primer ministro de Canadá no desaprovechó la oportunidad de la cumbre de Guadalajara para criticar la política proteccionista de EE.UU. dentro del programa anticrisis denominado Buy American (compre productos estadounidenses). "No queremos implantar el proteccionismo", replicó Obama. El mandatario estadounidense subrayó que se trata de un asunto temporal y que ha dado instrucciones para que se busquen acuerdos específicos que mitiguen el impacto de la medida.

En la declaración final, los tres Gobiernos anunciaron que trabajan para presentar en la próxima reunión del G-20, en Pittsburgh (Estados Unidos), en septiembre, ideas para mejorar los organismos financieros internacionales, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Por su parte, Calderón dijo que los países acordaron "cumplir" con lo estipulado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, a fin de evitar la tentación del proteccionismo. También hicieron referencia a la disputa entre México y EE.UU. sobre la prohibición que pesa sobre los transportistas mexicanos de circular en territorio estadounidense.

Los dirigentes de los tres países anunciaron además que pretenden llegar a la cumbre sobre medio ambiente de Copenhague, en diciembre próximo, con un borrador para que se renueven los compromisos del protocolo de Kyoto. La declaración final de la reunión reiteró el apoyo de los tres países a la propuesta de reducir las emisiones contaminantes "al menos al 50% por ciento hacia el año 2050, en comparación con 1990". Los tres países aseguraron que trabajan para reforzar la cooperación para encarar la amenaza de la gripe A el próximo invierno.

Tanto Canadá como EE.UU. anunciaron que reforzarán los programas de entrenamiento de policías mexicanos y respaldaron la lucha de México contra el crimen organizado. Precisamente ayer, el Gobierno mexicano anunció que había desactivado un plan de los narcotraficantes para atentar contra Calderón. "No sería ni la primera ni la última amenaza]", se limitó a confirmar el presidente anfitrión de la cumbre.