Procuraduría abrió pliego de cargos contra policías que quemaron a menores

Los hechos ocurrieron el pasado 9 de febrero en una estación de Policía de Bogotá.

La medida cobija a seis miembros de la Policía pertenecientes a la estación de la localidad de Rafael Uribe Uribe de Bogotá.

Estas personas deberán responder por presuntas irregularidades en los hechos ocurridos el pasado 9 de febrero en los que resultaron quemados dos menores de edad, un joven y un adulto, retenidos en un calabozo.

"El Ministerio Público consideró que el Subintendente Anatolio Martínez Martínez, en su condición de Comandante de Guardia de la Estación, el Subintendente Jorge Eliécer Hernández Suárez y el Patrullero César Andrés Hernández Suárez, pudieron incurrir en violación de derechos humanos por la retención injustificada de los menores Jonatan Extic Cuellar y Oscar Eduardo Beltrán Quevedo y del joven Víctor Guillermo Navarro Cortés, la noche del 8 de febrero de 2009", señala el comunicado oficial del Ministerio Público.

De otra parte, la Procuraduría busca determinar si otros cuatro uniformados también incurrieron en faltas graves y fueron complices de esos hechos.

De la misma manera, el órgano de control investiga la responsabilidad que pudieron tener el Subintendente Martínez Martínez y el Patrullero Omar Alfredo Cervantes Flórez, quienes habrían agredido a Wilson Daniel Palacios Valbuena.

"De acuerdo con las pruebas, las lesiones que padecieron los menores Jhonatan Ricaurte Cuellar, Oscar Eduardo Beltrán Quevedo y el joven Víctor Guillermo Navarro Cortés, habrían sido consecuencia directa del señalamiento que los policiales les hicieron como responsables de las quemaduras sufridas por el señor Palacios Valbuena, al interior de la celda, para presionarlos a que confesaran su autoría y como mecanismo de castigo", señala la Procuraduría.

Para este órgano, las víctimas estaban en total situación de indefensión , ya que el expediente del caso advierte que los jóvenes fueron esposados y golpeados antes de ser quemados.

Entre tanto, la Procuraduría notificó que el pasado 4 de agosto se llevó a cabo una conciliciación entre uno de los afectados (Oscar Eduardo Beltrán Quevedo) y la Policías donde se acordó el pago de 570 salarios mínimos legales vigentes por los perjuicios de orden moral y fisiológico causados al menor.