Uribe fue a conciliar, pero Valencia Copete no llegó

El magistrado César Julio Valencia Copete, demandado por el Jefe de Estado por calumnia, no tiene ánimos de conciliación.

La demanda por injuria y calumnia del presidente Álvaro Uribe contra el magistrado César Julio Valencia Copete hubiese podido llegar a su fin este miércoles, en la citación que ambos tenían para la conciliación en la Comisión de Acusaciones.

El representante investigador, Carlos Ramiro Chavarro, informó que la diligencia, fue programada para el miércoles a las 8 de la mañana, con la asistencia del presidente Álvaro Uribe Vélez y el magistrado Cesar Julio Valencia Copete. “Espero que para el bien del país y para el normal desarrollo de las ramas del poder público concurran las dos partes”, sostuvo Chavarro.

Chavarro ya había anunciado la asistencia del jefe del Estado a la audiencia en la Comisión de Acusaciones, mientras que Ramiro Bejarano, abogado del Magistrado, confirmó que su cliente no tiene ánimos de conciliación con el presidente Uribe.

El Primer Mandatario denunció a Copete, luego de que este último asegurara, en entrevista a El Espectador, que Uribe lo llamó para saber sobre el caso de su primo Mario Uribe, ex senador de la República y a quien se le investiga por supuestos nexos con paramilitares.

Valencia Copete se excusó a través de un comunicado en el cual explicó que el acto de conciliación de una querella no es obligatorio y que por lo tanto hacía ‘uso de su derecho legal de no conciliar'.

El Magistrado sostuvo en la misiva que no ha calumniado a nadie y mucho menos al Presidente Uribe en la entrevista que le concedió a El Espectador el 13 de enero de 2008.

Valencia Copete sostuvo que conoció expresiones insultantes en su contra por parte de Uribe Vélez, cuando este último realizó una visita en días pasados a las Altas Cortes y reiteró que ha sido objeto de interceptaciones ilegales del DAS en sus comunicaciones.

Finalmente, el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia indicó que el litigio que se adelanta debe seguir su curso normal y sin dilataciones.