Las pruebas de paternidad llegan a las farmacias del Reino Unido

Para comprarlas es necesario el consentimiento de la pareja y del hijo.

Las pruebas de paternidad ya se encuentran a la venta en farmacias del Reino Unido, informó la empresa Anglia DNA, que aseguró que estas pruebas caseras de ADN permitirán a muchas parejas evitar un engorroso proceso.

El "kit de paternidad" está a la venta en medio centenar de farmacias y el coste de la prueba es de unos 186 euros entre el material y la tarifa que cobrará el laboratorio, que dará a conocer el resultado en un plazo máximo de cinco días, según un comunicado de la firma.

El procedimiento es sencillo: bastará con recoger muestras de saliva con un hisopo húmedo y enviarlas a un laboratorio que lleva años realizando este tipo de pruebas para los tribunales y que cuenta con el visto bueno del Ministerio británico de Justicia.

La empresa señaló que este tipo de pruebas no tendrá validez jurídica, pero aseguró que también ofrecerá modelos más sofisticados que sí permitan presentarlas como evidencia ante un tribunal.

Hace años que estas pruebas de paternidad se pueden adquirir a través de internet, pero es la primera vez que se pueden comprar en una farmacia.

Anglia DNA dijo que está en negociaciones con algunas de las grandes cadenas de minoristas del país para que lo incluyan también entre sus artículos.

Lejos de pensar que pueden ser una fuente de conflicto, los responsables de la empresa consideraron que la facilidad para hacerse estas pruebas dará "tranquilidad" a muchas personas.

Un directivo de la compañía Tom Howell aclaró que comprar este producto no será tan fácil como una caja de aspirinas, porque será necesario el consentimiento de la pareja y del hijo, que en caso de ser menor es representado habitualmente por la madre.

Estas pruebas "eliminarán dudas y preocupaciones, y permitirán a la gente seguir viviendo sus vidas", aseguró Howell, quien añadió que "es raro que la gente obtenga resultados inesperados".

El diputado liberal-demócrata Norman Lamb, en declaraciones a la agencia de noticias PA, pidió a la Agencia de Tejidos Humanos que considere si la legislación actual permite este tipo de ventas al público y manifestó que estas pruebas pueden tener un alto impacto emocional.

"Existe la necesidad urgente de una nueva legislación que recoja esta situación, que ha surgido prácticamente de la nada", dijo Lamb, quien calificó de "realmente importante que la Agencia de Tejidos Humanos considere las implicaciones positivas y negativas de esto".

Temas relacionados

 

últimas noticias